: La prostituta violada en Santiago tenía lesiones propias de una agresión sexual

La defensa alega la falta de pruebas y la invalidez de la grabación del incidente

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El juicio por la violación el 30 de noviembre del 2011 de una prostituta de Santiago ha quedado visto para sentencia tras las declaraciones de los peritos.

Los médicos que atendieron a la chica afirmaron que las lesiones que presentaba en los omóplatos, las pantorrillas y las rodillas coinciden con las de una agresión sexual. Además, el estudio del ADN halló restos biológicos del acusado, Javier Dominguez Edreira, vecino de Teo, en la vagina, el ano y la ropa interior de la muchacha.

El fiscal considera probado que el procesado estuvo primero en un local de alterne en el que ya intentó llevarse por la fuerza a una chica, que logró huir, y que después fue al segundo, en el que recogió a la presunta víctima de la violación, que se habría consumado en el interior del coche del acusado y en una zona boscosa.

La principal prueba de cargo de la acusación, que solicita 14 años de cárcel, ha sido una grabación telefónica. La denunciante hablaba con una compañera por el móvil para darle los datos del cliente cuando, segun afirmó, el procesado se lo arrebató, pero quedó abierto y la otra chica grabó los quejidos y llantos de la presunta violación.

La defensa, por su parte, considera que no hay pruebas suficientes para condenar al joven y considera que la grabación pudo ser manipulada. Asegura que la relación sexual fue consentida y que después hubo una discusión por el dinero en la que se habría producido «algún tipo de violencia», afirmó.

El acusado lleva desde el 30 de noviembre del 2011 en prisión preventiva.

Más información