Liñares va a la cárcel, pero antes implica a casi veinte empresarios

El expresidente de la Hidrográfica, imputado por cohecho, blanqueo, tráfico de influencias y prevaricación, reveló quién le dio dinero

$tituloImg.$pieImg

Lugo/ la voz 25/09/2012 15:32 h

Las casi diez horas de declaración de Francisco Fernández Liñares, uno de los presuntos cabecillas de la trama de la operación Pokémon, fueron una auténtica bomba. El expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil acabó ayer en prisión, pero antes fue aportando detalles reveladores sobre el funcionamiento del entramado que se basaba en la adjudicación irregular de obras y contratos. Liñares citó los nombres de numerosos empresarios que, supuestamente, le entregaron dinero a cambio de que les consiguiera contrataciones, bien de la Confederación Hidrográfica, bien de otro tipo, según algunas fuentes.

A este hombre, que fue durante varias legislaturas concejal del Ayuntamiento de Lugo en puestos claves, le imputan los delitos de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y blanqueo de capitales. La prisión es comunicada. A las diez de la noche fue conducido en un furgón de la Guardia Civil a la cárcel de Monterroso. La jueza optó por este centro evitar que pueda comunicarse con Gervasio Rodríguez Acosta, el presidente de Vendex en España que está en la prisión de Bonxe desde el domingo.

La declaración de Liñares se prolongó por un tiempo de casi diez horas. Su abogada, Reyes Costas, dijo a la salida que la declaración del expresidente de la Hidrográfica había sido «tranquila», que respondió a todo lo que le preguntaron, y aseguró que en todo momento «quiso participar».

En efecto, este exedil lugués vino a decir que en la trama habría que incluir a más personas, concretamente a casi una veintena de empresarios, en su mayoría de la capital lucense. Estos, según dijo, le pagaron diversas cantidades de dinero para conseguir algunos contratos de obras o concesiones. Los empresarios en cuestión fueron citados uno por uno, según señalaron diversas fuentes.

Las presuntas revelaciones de Liñares dan un vuelco al caso Pokémon y, sobre todo, la amplían, porque todo apunta a que los empresarios aludidos serán imputados en los próximos días por parte de la jueza instructora.

Según lo que trascendió de la larga declaración, el exconcejal socialista lucense contó muchas cosas, pero al parecer no implicó a compañeros de corporación, ni tampoco a ningún cargo socialista lucense. Por cierto, que ningún compañero de Liñares se presentó ayer en los juzgados para apoyarlo, a diferencia de lo que sucedió el otro día con el alcalde de Ourense.

La acusación de blanqueo de dinero estriba en que, supuestamente, Liñares destinaría el dinero de los presuntos sobornos a la compra de inmuebles y fincas.

Ayer, fue puesto en libertad otro de los detenidos de la Pokemon, Demetrio Arias, y hoy declararán los lucenses Javier Reguera y Manuel Santiso, hombres vinculados a Liñares.

Votación
56 votos