El Concello de Xinzo ficha a un jubilado para vigilar a sus obreros en la calle

Tiene 78 años y el puesto de trabajo será eventual como asesor del alcalde


ourense / la voz 14/09/2012 07:00 h

La imagen de un jubilado observando una obra se ha convertido en un tópico cuando se trata de hablar sobre el modo en que la tercera edad maneja su tiempo de ocio. Sin embargo, un pensionista del concello ourensano de Xinzo de Limia podrá afirmar que lo hace y, además, profesionalmente. «Aínda non o temos definido de todo, pero vainos botar unha man sobre todo na rúa, coas brigadas que traballan fóra, para o control de persoal e de materiais», explicaba ayer el alcalde de la localidad, Antonio Pérez, del PP, que insistía en que el jubilado no cobrará nada por su trabajo.

Así aparecía ayer reflejado en el anuncio que daba cuenta del nombramiento en el Boletín Oficial de la Provincia. Según lo publicado, Isidoro Sánchez Blanco, de 78 años según el regidor, tendrá consideración de personal eventual y ocupará un puesto de trabajo «de confianza y de asesoramiento especial de la alcaldía, con las funciones específicas propias de este tipo de puesto que le sean encomendadas por el alcalde y sin percepción de retribuciones». El regidor explica que, por su experiencia profesional -fue empleado de una gran empresa de construcción-, sus tareas en el Concello se centrarán en el control del trabajo de las brigadas municipales de obreros.

La CIG -que está preparando una demanda por conflicto colectivo contra el Ayuntamiento de Xinzo debido a la aprobación de drásticos recortes laborales sin el acuerdo con los representantes de la plantilla municipal- ve el fichaje del jubilado con recelo. Al líder del sindicato en la localidad, Anxo García Torres, le preocupa que el nuevo asesor se vaya a dedicar a «facer de comisario e vixiar aos traballadores». Hay que tener en cuenta que la incorporación del pensionista llega justo después de que el gobierno local decidiese -sin acuerdo con el sindicato mayoritario- suspender una cláusula del convenio colectivo que permitía a los trabajadores elegir entre la readmisión y la indemnización en caso de despido improcedente. Ahora es el Concello el que elige y el personal teme que el nuevo asesor sea el encargado de vigilar a los empleados municipales para decidir a quién despedir.

Sea como sea, la CIG está estudiando el nombramiento de Isidoro Sánchez por si pudiese ser irregular. «Pode haber un fraude no sentido de que non se pode establecer un vínculo laboral sen retribución», dice García Torres, que recuerda que el jubilado tendrá la consideración de personal eventual al servicio del Concello.

Votación
25 votos