La Xunta quiere extender a calles y empresas el empleo de los topónimos oficiales

Un borrador de norma prevé vetar las subvenciones a libros de texto que no utilicen en gallego los nombres de lugar

la voz

El Gobierno autónomo quiere desarrollar la Lei de Normalización Lingüística, promulgada hace ya 29 años, para extender la «obriga» de utilizar la toponimia oficial a ámbitos hasta el momento ajenos a esa imposición, entre ellos, las calles, otras vías urbanas y las empresas privadas. Además, pretende firmar acuerdos con el Estado para que este último también la emplee en la red de carreteras de toda España, así como vetar las subvenciones para libros de texto en cuya elaboración no se respete. De prosperar, aclara un portavoz de la Consellería de Presidencia, esos cambios en ningún caso serían implantados con carácter retroactivo. Es decir, por ejemplo, el Deportivo de La Coruña podría seguir denominándose como hasta ahora, si sus gestores así lo quisieran.

Todavía en fase de borrador de anteproyecto y, por tanto, sujeto a la presentación de alegaciones y a posibles variaciones de criterio, el Ejecutivo prepara un decreto cuyo artículo tercero establece: «Deberán respectar a forma oficial dos topónimos todas as instalacións e elementos materiais e inmateriais que incorporen na súa denominación un nome de lugar do territorio de Galicia, como, entre outros, os parques eólicos, os rexistros mineiros, as designacións de medios de transporte e as marcas comerciais». Asimismo, prescribe iguales pautas para «elementos xeográficos de titularidade e xestión propia como bens de interese cultural, espazos naturais ou portos marítimos, así como o resto de accidentes xeográficos».

El texto reserva para la Real Academia Galega la «competencia de propor» a la Xunta las formas toponímicas correctas.

Votación
44 votos