: El coruñés que murió en una explosión de gas tenía una bombona en el dormitorio

Al parecer la víctima, de 57 años, pretendía inhalar gas, pero al haber encendido la luz se habría provocado la explosión y el incendio que acabaron con su vida

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Un hombre perdió la vida en A Coruña al producirse una explosión en su vivienda. Residía en la calle Nuestra Señora de la Luz, en el barrio de la Sagrada Familia. En el dormitorio se encontró una bombona de butano, justo al lado de la cama. Es por ello que se maneja la hipótesis del suicidio. Estas mismas fuentes señalan que se piensa que el hombre pretendía inhalar gas, pero al haber encendido la luz se habría provocado la explosión y el incendio que acabaron con su vida.

La explosión tuvo lugar a las 2.35 horas. En el inmueble se oyó un potente estruendo acompañado de una gran vibración. A los pocos segundos las llamas ya se podían ver por la ventana, mientras arrasaba el interior del piso. También resultaron afectadas las plantas quinta, tercera y segunda, aunque se descartan daños estructurales en el inmueble. Alarmados, los vecinos llamaron a los servicios de emergencia.

La Policía Nacional y los bomberos procedieron a desalojar el edificio, mientras intentaban controlar el fuego, que fue controlado a las 3.20 horas, momento en el que se confirmaba la muerte del hombre. Además, el 061 tuvo que atender a un hombre de 88 años y a una mujer de 33, afectados por el humo y un ataque de ansiedad, respectivamente.

Hasta pasadas las 4.30 horas, los vecinos no pudieron retornar a sus viviendas, aunque, sobre las 6.45, los bomberos y la Policía Nacional tuvieron que regresar a la zona debido a la reactivación de algún rescoldo del fuego.

Todos los vecinos fueron regresando a sus casas a lo largo de la mañana, excepto la inquilina del quinto piso, que estaba a la espera de que se valorasen los daños de su vivienda.

Durante todo el día, numerosas personas se concentraron en la zona para observar los daños causados por la deflagración. El fallecido llevaba 14 años viviendo solo en el inmueble. Había trabajado como pintor, pero actualmente estaba retirado a causa de una enfermedad. Los vecinos lo describen como «un hombre solitario, pero muy agradable».

Más información