los 33.000 folios de la operación campeón

Más de 150 coches, entre ellos 36 Porsches, 8 Ferraris y varios Bentley y Maseratis

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Un mes después de que la jueza San José recibiese el listado de lo que encerraban las paredes de la mansión de Jorge Dorribo en O Corgo, la Agencia Tributaria le hizo llegar otro informe, igualmente muy extenso, con los vehículos adquiridos entre los años 2006 y 2011 por Laboratorios Nupel y con las sucesivas transferencias de las que fueron objeto hasta quedar en manos del propio Dorribo, su mujer, sus tres hijos y varias sociedades relacionadas.

Según revela el sumario, el número total de vehículos, de toda clase, supera los 230 y más de 150 eran coches, turismos y todoterrenos. De ellos, aproximadamente la mitad eran de alta gama. Laboratorios Nupel, por ejemplo, tuvo a su nombre un total de 36 automóviles Porsche (911, Cayenne, Boxster, Cayman) y 8 modelos de Ferrari (458, 355 Spider, F131, 599 GTB o 612), pero también 16 BMW, 2 Bentley, 4 Maseratis, 5 Audis, varios Mercedes y Alfa Romeo, 3 Hummer y un Aston Martin.

Furgonetas, camiones y un bus

Además de coches tan exclusivos, la empresa de Dorribo compró decenas de turismos Toyota, Saab, Rover, Mazda, Ford, Volkswagen, Citroën, Fiat y Lancia, así como varias furgonetas y camiones y hasta un autobús. A este amplio catálogo del motor hay que añadir, según el informe de Hacienda, 8 motos, cuatro de ellas de la marca Kawasaki y adquiridas por el propio empresario farmacéutico en dos años.

En el sumario de la operación Campeón que acaba de levantarse también figura documentada la intervención a Jorge Dorribo de unos 8 gramos de una sustancia que, tras los análisis correspondientes, resultó ser cocaína, con una pureza del 24,63 %, según el informe realizado a primeros del mes de junio del año pasado. La droga se destruyó y se abrieron diligencias contra una persona que en el caso aparece con el nombre de Amador y al que, según el documento, Dorribo pedía «los catálogos». La jueza sospecha que el empresario utilizaba ese término para referirse a la droga.

Asimismo, en el sumario figura la investigación realizada por el departamento de balística de la policía de una pistola hallada en el registro de la casa de Dorribo y que, tras analizarla y encontrar restos de pólvora, podría haber sido disparada recientemente en aquel momento.