Un año de cárcel para un constructor de Nigrán pillado con el Google Earth

El empresario amplió ilegalmente su fábrica sobre terreno rústico y forestal

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Un constructor de Nigrán fue condenado a seis meses de cárcel por un delito de desobediencia grave a la autoridad y otros seis meses por un delito contra la ordenación del territorio por haber ampliado ilegalmente su fábrica sobre terreno rústico y forestal y romper los precintos que colocó la Policía Local.

La Fiscalía de Urbanismo probó en el juicio el delito mediante varias capturas de fotografías por satélite difundidas en Internet por el buscador Google Earth. Las imágenes mostraban la evolución desde el 2001 al 2009 de las naves e instalaciones de la empresa de pretensados de hormigón y la reducción de los campos y bosques contiguos, en el barrio de Paradillas, en Nigrán.

Además, el Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo inhabilita al empresario José Luis B.?R., dueño de Prefabricados Luis Barros S.?L., durante un año y un día para ejercer como constructor y como promotor inmobiliario. También lo multa con 2.190 euros y la jueza le obliga a demoler la construcción no autorizada ni autorizable.

La sentencia relata que el constructor obtuvo una licencia en 1981 para fabricar sus materiales de obra. Luego, adquirió una parcela rústica de protección forestal de 2.000 metros cuadrados, según el PGOM de 1991, que lindaba con la finca donde desarrollaba su actividad.

La jueza ve probado que, en el 2003, el acusado inició en dicha finca, sin haberlo solicitado y sin licencia municipal, obras de desmonte y de explanación de terrenos. Construyó un muro de contención de varias alturas y bases para la instalación de silos y tolvas de carga. Su objetivo era instalar una nueva planta de hormigón y aumentar así la actividad, para extenderla a la fabricación de hormigón fresco y distribuirlo, a pesar de que carecía de permisos para esas actividades.

El Ayuntamiento de Nigrán le incoó expediente en el 2003 y la Consellería de Política Territorial ordenó en el 2004 la demolición de dichas obras. El acusado ignoró la orden de paralización del Concello y continuó sus trabajos. La Policía Local fue en octubre del 2003 a precintar la obra, pero no hicieron nada al no ver actividad. Volvieron a precintar la maquinaria, pero alguien había roto las cintas para que entrasen y saliesen camiones. La situación se repitió hasta casi el 2005. La jueza ve una «grave actitud de rebeldía y contumaz y recalcitrante negativa a cumplir el mandato».

La Fiscalía mostró en el juicio fotos por satélite de una parcela rústica con naves industriales