El plazo del 2013 para el AVE atlántico se complica

Quiebra una de las empresas que construyen el puente del Ulla y faltarían por licitar galerías de evacuación de los túneles de Vigo

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Obras del puente sobre el Ulla en Catoira MONICA IRAGO
Obras del puente sobre el Ulla en Catoira MONICA IRAGO

La Xunta se prepara para un nuevo retraso en el eje atlántico de alta velocidad. La infraestructura que debería dejar A Coruña y Vigo a poco más de una hora de viaje en el 2013 se enfrenta a múltiples problemas que con toda probabilidad añadirán un retraso más a la enésima demora que sufre este eje crucial para la comunicación norte-sur en Galicia. Fuentes del Gobierno autónomo confirmaron ayer que el primer repaso a esta infraestructura realizada por el nuevo equipo de Fomento pone en cuestión el plazo de otoño del 2013, la última fecha ofrecida por el ministerio cuando José Blanco estaba al frente de este departamento.

Aparte de la ralentización de obras que se arrastra desde que comenzaron los recortes y las sospechas de que el Ejecutivo de Feijoo trata de poner la venda antes de la herida para ahorrar el desgaste político a la ministra Ana Pastor, parece que sí existen problemas objetivos para que el tercer plazo fijado en menos de dos años para el AVE atlántico se quede también en una intención imposible.

El primer problema que está sobre la mesa es la suspensión de pagos de la empresa asturiana Ascamón, una de las firmas que debe construir en sus talleres la celosía metálica que debe instalarse sobre los pilares del puente del Ulla. La UTE encargada de esta obra clave, formada por Dragados y Tecsa, está haciendo lo posible por solucionar el imprevisto, pero parece claro que los problemas económicos de la firma asturiana complican la ejecución de la obra.

Montaje complejo

De hecho, la mitad del tablero del puente se estaba prefabricando desde principios del 2010 en los talleres de Ascamón y de sus socios Joama, en Asturias, mientras que el tramo restante lo elabora la empresa portuguesa Martifer. Desde estas instalaciones deberían enviarse las piezas simples a los talleres que se habilitaron a ambas orillas del Ulla, muy cerca de Catoira. Y es allí donde estos elementos se ensamblarían para después colocarlos sobre las pilas. Serían operarios de esta empresa los encargados de soldar las piezas, un trabajo de precisión sobre el que estaban previstos un sinfín de controles técnicos. No obstante, la UTE busca soluciones para evitar más demoras en una obra que ya se ha visto muy afectada por la falta de flujo presupuestario desde el Ministerio de Fomento.

El problema, aseguran fuentes de la Xunta, se conocía ya desde hace tres meses, cuando la empresa presentó el concurso de acreedores, «pero Fomento no informó de esta situación». Aunque parece que las obras se han ralentizado, la construcción de las pilas sigue su curso. Las complicaciones surgirán cuando haya que colocar la estructura metálica.

Túneles de Vigo

El segundo descubrimiento desagradable que puede complicar el plazo del 2013 es que, según la información recabada por el Gobierno autónomo, hay obras pendientes de licitar en los túneles de acceso a Vigo que ascenderían a entre 90 y 100 millones de euros. Según estas informaciones, quedarían por contratar las galerías de evacuación que conectan los dos tubos, una galería de drenaje, así como el montaje de la vía y otras instalaciones de seguridad. Técnicos consultados mostraron ayer su sorpresa de que las galerías de evacuación no estuvieran incluidas en el contrato inicial. Estas complicaciones, según el Gobierno autónomo, se suman a los retrasos que arrastran los trabajos de las tuneladoras.

¿Está la Xunta preparando el terreno para una reprogramación de anualidades por parte de Fomento? El secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, aseguró ayer que, por el momento, el ministerio no se plantea rescindir contratos o paralizar obras, sino rediseñar las anualidades en los presupuestos. Y esto, inevitablemente, implica retrasos en los plazos.

40DG-12sec.galicia
Saber más...
41DR-12sec.galicia