Máxima tensión por los peajes lusos

Portugal moviliza al Ejército para evitar sabotajes como los del Algarve


tui / la voz

La extensión del sistema de peajes en las autovías de Portugal está elevando la tensión en el país vecino y en los usuarios españoles de esas vías de alta capacidad. El malestar se extiende desde la raia hasta el Algarve, de tal forma que ya se han producido sabotajes en los sistemas de pago de la autovía que cruza el Algarve y que lo conecta con Andalucía. Este fin de semana personas desconocidas incendiaron una caja de comunicaciones desde las que se transmiten por fibra óptica los datos de los vehículos controlados. Y también se hicieron disparos contra las cabinas de peaje.

Ante esos incidentes, el Gobierno de Portugal ha decidido movilizar a su Ejército para reforzar las medidas de seguridad y de vigilancia en la autopista del sur, la A-22. Un portavoz de la Guardia Nacional Republicana (GNR) confirmó ayer el refuerzo policial, pero no quiso dar más detalles del dispositivo para no perjudicar la operación.

Estradas de Portugal, la empresa que gestiona las autopistas lusas, confirmó ayer que, pese a los sabotajes en los sistemas de pago, sí quedaron registrados los datos de todos los vehículos que circularon desde entonces por la carretera y que todos deberán abonar las tasas correspondientes.

Mientras, el malestar sigue en aumento en todo Portugal, pero ningún colectivo justifica los sabotajes pese a la creciente indignación social contra los peajes.

Malestar creciente

Y ese sentimiento cruza Portugal en dirección a Galicia, adonde cada vez se acercan más los peajes y donde se registraron sabotajes hace ahora un año. Como en Castelo de Neiva, donde se quiso calcinar una de las cabinas cuando entró en servicio el sistema de pago hace un año.

Los últimos incidentes del Algarve, la caída de un 30 % de media en la ya maltrecha economía de Viana do Castelo y el fantasma de que los pagos comiencen con el año en la raia, tienen en alerta a los diez municipios del distrito. «No compartimos ese tipo de acciones de protesta, pero que hay una gran tensión y no descartamos situaciones extremas como consecuencia de la desesperación», aseguraba ayer el presidente de la Cámara de Viana do Castelo, José María Costa. Los alcaldes del distrito norteño dicen que Lisboa los está «ahogando» con esta «fuerte injusticia». José María Costa insiste en que el PIB de los municipios de Viana «es el 75 % del de la media nacional». Añade que «el impacto en las economías locales es terrible, no solo por los peajes, sino por el sistema, ilegible para los gallegos, a los que se les está dificultando el acceso».

Votación
21 votos