Usuarios de Alvedro y Peinador temen mermas en la calidad del servicio

la voz

El proceso de liberalización de las torres de control de A Coruña y Vigo a manos de la firma Ferronats, con capital británico, preocupaba ayer a viajeros que esperaban para embarcar en Peinador. Los 21 controladores gallegos afectados podrán subrogarse a la nueva empresa o seguir con Aena cambiando el lugar de trabajo. «La movilidad no es plato de buen gusto, pero los controladores deberán adaptarse a las necesidades del momento», decía ayer Óscar Rivas, vigués que esperaba su vuelo a París. En cambio, para Fráncesc Casas, de Barcelona, la movilidad geográfica siempre ha sido beneficiosa: «Aceptarlo depende de la cultura en la que vivas y la española no está por la labor. Por eso no me parece mal el proceso de liberalización, siempre que Aena no llegue a perder el control de este enclave estratégico por completo».

Por su parte, Luis Fernández, de Ibiza, cree que es posible que «aumenten las tasas, así que los perjudicados seremos los usuarios». Desde Alvedro, Beatriz López dijo: «Ya era hora de que dejasen de tener privilegios. Ahora en la empresa privada si lo haces bien, ahí estás, y si no, a la calle».

El comité de empresa de Aena en A Coruña, sin embargo, cuestionó la privatización: «La calidad y la seguridad que ofrece el servicio público dan paso al beneficio empresarial por encima de todo», señaló ayer su presidente, Fernando Díaz Montero. «Algunas compañías están abandonando Alvedro por falta de rentabilidad. ¿Que pasará cuando los números no le cuadren a Ferronats? ¿Cerrará el aeropuerto?», se preguntó. Díaz avisó que la próxima sección en privatizarse será navegación aérea, «encargada del mantenimiento de los sistemas de seguridad, el ILS, por ejemplo», y señaló que «un aeropuerto de Londres gestionado por Ferrovial, y que era puntero, ahora se cae a cachos».

«Espero que Aena no llegue a perder este enclave estratégico por completo»

Fráncesc Casas

Votación
11 votos