Galicia es la tercera región de la UE con peor tasa de fecundidad

Hasta 28 zonas más pobres en renta la superan en hijos por mujer


SANTIAGO / LA VOZ

El drama demográfico al que se enfrenta Galicia, agravado ahora por una crisis económica que frena la llegada de población extranjera, tiene en algunos informes estadísticos un reflejo inequívoco. La información aportada por Eurostat -la oficina de datos de la UE- sobre fecundidad coloca a esta autonomía entre las peores regiones de Europa. Solo Asturias y Cerdeña, con 1,07 y 1,11, tienen una tasa más baja que la gallega, donde el número medio de hijos por mujer en edad fértil apenas llega a 1,12, muy por debajo de los niveles de gran parte de los territorios europeos. Muchos de ellos sufren también una crisis demográfica.

Para mantener una estructura constante de la población se necesita una media de 2,1 hijos por mujer, lo que los demógrafos llaman tasa de reposición. Y Galicia está mucho más lejos de ese umbral que otras zonas, tal y como muestra Eurostat.

El instituto estadístico de la UE ofrece además otros datos reveladores: hasta 28 regiones más pobres que la comunidad gallega en renta per cápita, algunas de Francia, Portugal, Italia, el Reino Unido y Polonia, tienen una fecundidad mayor. Esto evidencia que el problema demográfico gallego no se explica solo por motivos económicos.

En áreas con peores salarios, con igual o mayor nivel de paro y con servicios sociales más precarios las mujeres tienen más hijos. Un fenómeno que se da con muchísima mayor intensidad en zonas subdesarrolladas del mundo, donde se dispara la natalidad. En Europa se aprecia cada vez más el fenómeno contrario: el crecimiento de la renta y del nivel de vida se asocia, en algunas zonas, a un menor número de hijos.

Bonanza desaprovechada

Los datos de Eurostat muestran que en la baja fecundidad gallega influyen aspectos culturales, una tesis respaldada por los demógrafos y por el pasado más reciente. Durante gran parte de los años noventa y de la última década el crecimiento económico de Galicia no se ha visto acompañado por una mejora considerable en las tasas de fecundidad.

El alto nivel de paro actual, los problemas de acceso a la vivienda y la falta de servicios sociales impiden ahora crear unas condiciones propicias para invertir la tendencia con nuevos nacimientos.

El declive poblacional de Galicia, el mayor y más grave problema estructural al que se enfrenta la comunidad a medio plazo, no ha suscitado todavía el consenso de las tres fuerzas políticas para sellar un gran pacto que permita diseñar una estrategia que ayude, al menos, a invertir la tendencia.

Las perspectivas no son nada alentadoras. El PPdeG, con mayoría en la Cámara, sostiene que además de mejorar las condiciones socioeconómicas hay que incidir sobre aspectos culturales. «Fan falla accións orientadas a facilitar un ambiente cultural e social favorable á natalidade con campañas de concienciación social», sostiene Román Rodríguez, diputado del PP.

La Xunta impulsó una nueva Lei de Familia, entre otras cosas para incidir sobre estos aspectos. Un marco legal que ha suscitado el rechazo del PSdeG y del BNG - que acusan al PP de imponer una moral retrógrada- y ha alejado, al menos por ahora, la posibilidad de un consenso en la comisión del Parlamento que se ha creado para lograr una gran pacto para la revitalización demográfica.

Escasos frutos

Un grupo de trabajo por el que han desfilado expertos a exponer sus diagnósticos, pero que no ha concretado ni una sola medida. Más notorias han sido las críticas de Beatriz Sestayo, del PSdeG, y de Carlos Aymerich, del BNG, que han advertido sobre la incompatibilidad que existe entre el impulso a la natalidad y los recortes sociales promovidos por la Xunta.

La oposición entiende que los cambios culturales que son necesarios no deben convertirse en una coartada para proteger por ley un modelo tradicional de familia, análisis que rebate la propia Xunta, que recuerda que es una ley pionera a nivel autonómico al regular todas las modalidades de convivencia. La distancia entre las posturas y un otoño electoral dificultan cualquier pacto parlamentario a corto plazo.

Algarve, Portugal. Mientras las gallegas tienen 1,12 hijos de media, en la región lusa, con una renta inferior, la tasa se sitúa en 1,75.

86

1,7

Renta per cápita

Fecundidad

Cornwall, el Reino Unido. La región de Cornualles tiene una renta media 14 puntos inferior a la gallega y una fecundidad media muy superior.

75

1,8

Renta per cápita

Fecundidad

Lodzkie, Polonia. Con una renta que es la mitad de la media de la UE, muy por debajo de Galicia, aquí hay 1,34 hijos por mujer, frente a 1,12 de Galicia.

52

1,3

Renta per cápita

Fecundidad

Votación
12 votos