Los nuevos «gallegos» de Madrid no vienen de Galicia

La crisis no aumenta la emigración directa, pero sí la de los descendientes


madrid / la voz 10/03/2011 06:00 h

Oficialmente son 77.471. Ese es, según el Instituto Nacional de Estadística, el número exacto de personas nacidas en Galicia que estaban censadas en la Comunidad de Madrid en el 2010. Pero la huella de la emigración gallega en la región es mucho mayor, ya que muchos siguen censados en sus pueblos y ciudades de origen pese a residir en la capital y su provincia. Las estimaciones más fiables sitúan en torno a 350.000 el número de habitantes de Madrid que están vinculados de alguna manera a Galicia, bien por ser gallegos de origen, hijos de padres nacidos en alguna de las cuatro provincias gallegas o extranjeros descendientes de gallegos.

«Por supuesto que somos más de los que dicen, pero cada vez somos menos, porque el gallego ya no necesita emigrar como antes. Y el que lo hace se va al extranjero y no a Madrid, donde hay tan pocas oportunidades como en Galicia», asegura Andrés Domínguez delante de un plato de pulpo en uno de los centenares de bares y restaurantes gallegos repartidos por territorio madrileño. Sabe de lo que habla. Él llegó en 1982 y tardó muy poco en encontrar trabajo en la construcción. Pero ahora se ha quedado en el paro.

Las cifras le dan la razón a Andrés. Al contrario de lo que ocurre en países como Alemania o Suiza, la crisis no está aumentando el éxodo de gallegos hacia Madrid. El número de nacidos en Galicia que están censados en la capital y su provincia permanece estancado desde el año 1996, el último del que el INE tiene datos oficiales. Entonces eran 77.200, solo 271 menos.

Éxodo a partir de los años 50

El gran bum de la emigración gallega hacia Madrid se produjo a finales de los años cincuenta y alcanzó hasta los setenta. El progreso económico redujo después esa diáspora de manera radical. «Los jóvenes en Galicia ya no necesitan emigrar como lo hicimos nosotros. Algunos vienen a Madrid como podrían ir a cualquier otro sitio, pero no porque aquí abunde el trabajo», comenta Severino, conductor en una empresa de reparto y nacido en A Coruña hace 52 años. «Por eso ahora prefieren integrarse aquí cuanto antes en lugar de buscar la compañía y la ayuda de otros gallegos, como hacíamos nosotros», explica.

Cuando se pregunta a los gallegos residentes en Madrid, esa mezcla entre la resignación por el hecho de que cada vez sean menos y el orgullo de que Galicia no sea ya una fuente de mano de obra barata para Madrid es una constante. Pero si la crisis no parece haber afectado significativamente a la emigración desde Galicia a Madrid, sí ha aumentado por otra vía el número de personas vinculadas a Galicia en esta comunidad. Tanto en los organismos oficiales como en los centros gallegos se ha detectado un aumento considerable del número de extranjeros descendientes de gallegos que han llegado a Madrid en los últimos años. Y ellos sí tienden a solicitar ayudas de las instituciones públicas y a dirigirse a los centros y asociaciones de gallegos de la comunidad como primer centro de acogida y de convivencia social. Muchos hijos y nietos de gallegos han vuelto a España por la crisis o porque han aprovechado la posibilidad de obtener la nacionalidad española. Algunos han ido a Galicia, pero otros muchos han acabado en Madrid.

Votación
14 votos