El Gaiás ya ha costado 253 millones y absorberá otros 46 como mínimo

Ejecutar el complejo como lo ideó Eisenman multiplicaría hasta por cinco el gasto actual en su mantenimiento


santiago/la voz.

Entre asistencias técnicas, equipamientos varios, mobiliario de diversa índole y obras, desde el 2000 hasta ahora el Gaiás ya ha detraído del erario de la comunidad 253 millones de euros, el equivalente a dos autovías como la Santiago-Brión, que mide 12,6 kilómetros y utilizan un promedio de 28.000 conductores por jornada. A mayores, de aquí al final de su construcción absorberá un mínimo de 46 y un máximo de 221, o sea, entre 7.653 y 36.771 millones de pesetas extra.

Conocidos ayer por La Voz a través del conselleiro de Cultura, Roberto Varela, estos datos figuran en lugar destacado entre los que el Gobierno de Núñez Feijoo prevé revelar próximamente ante el pleno del Parlamento durante una comparecencia tramitada a petición propia. La acaba de solicitar, aduce, con el objetivo de aclarar tanto los costes como los usos del complejo que desde el 14 de febrero del 2001 se levanta sobre un monte a las afueras de Compostela.

De acuerdo con su plan sectorial, el proyecto debería llevar siete años rematado, cuando a estas alturas lo están su primera fase de urbanización y un tercio de la segunda y última, diversas actuaciones menores (torres de Hejduk, galería subterránea, explanaciones, planta mecánica...) y un par de los seis edificios ideados por el arquitecto estadounidense Peter Eisenman: la Biblioteca y el Arquivo de Galicia. El tercero (Servizos Centrais) roza su finalización y al cuarto, un museo polivalente con espacio para exposiciones temporales de circuito internacional, le queda apenas un 10%, mientras que del quinto (Centro da Música e das Artes Escénicas) solo asoma una décima parte y del sexto, mucho menos, ni siquiera una vigésima.

En sufragar eso la Xunta ha gastado 2,3 veces más de los 108,2 millones que supuestamente iba a invertir en la financiación global del conjunto. La factura satisfecha ascenderá hasta los 299 cuando, dentro del período 2011-2012, abone el acabado, preparación interior y acondicionamiento exterior de dos de los cuatro inmuebles pendientes, los más avanzados.

Seguir adelante con los restantes implicaría elevar el desembolso hasta los 474 millones y desistir de su ejecución supondría un ahorro de 175 (36,9% del total) para las arcas públicas: 135 correspondientes al mayor de ellos, el que en principio se había concebido a modo de ambiciosa ópera, más 40 del bautizado como Novas Tecnoloxías en época de Jesús Pérez Varela (PP) y luego, tras sucederle en el 2005 la nacionalista Ánxela Bugallo, renombrado como CAI. Con las contratistas del primero Varela viene de suscribir una moratoria de 36 meses ampliables. «Significa que polo menos ata o 2014, aí non imos investir un só céntimo», explica.

Igualmente, los trabajos en el segundo se encuentran paralizados en la actualidad, si bien no existe la certeza de hasta cuándo, pues el Ejecutivo no ha rubricado con sus adjudicatarias un documento como el anterior. No obstante, «en breve» anunciará si también firma un aplazamiento de su construcción, si la mantiene congelada de facto sine die, si la cancela definitivamente o si la retoma sin alterar los planteamientos en vigor o bien reformulándolos para convertir el continente en una especie de corazón administrativo de la cultura y la innovación gallegas, liquidando así onerosos alquileres de oficinas.

En función de ambas decisiones, los costes de mantenimiento del Gaiás, cifrados en 890.000 euros para el 2011 excluyendo personal y programación, se triplicarán o quintuplicarán en el futuro, grosso modo.

Votación
44 votos