«¡Canto material bo hai aquí metido! Non se ve cemento case, agora entendo o tema dos custes»


Antiguo empleado de Telefónica, él no lleva ni un año prejubilado. Y ella, su esposa, acaba de verse obligada a renunciar a la empresa de su vida: la explotación de una clásica mercería en Osebe, dentro del concello de Teo, el cual linda con Santiago. «Levouma o AVE por diante», se lamenta. Antonio Alvelo, de 63 años, y Amparo Parajó (58) se convirtieron ayer oficialmente, a las nueve y veinte de la mañana, en los primeros visitantes del Gaiás. Dos horas más tarde, matando el tiempo en una de las salas de descanso habilitadas por la Fundación Cidade da Cultura, la mujer admitía: «Viñemos moi cedo algo confundidos, a verdade, porque na radio dixeran que os percorridos guiados comezaban ás dez e tamén pensabamos que, ao ser o día da estrea, axiña se formarían colas. Pero cando chegamos nin había máis xente ca nós, nin o conto era ás dez, senón ás doce. E aquí estamos, esperando a que empece».

«A forma tan orixinal que teñen os edificios e esta pedra preciosa», destacó consultada acerca de qué le había causado mayor impresión de inicio. Su marido, en cambio, contestó: «¡Canto material bo hai aquí metido! Non se ve cemento case, agora entendo o tema dos custes».

Votación
2 votos