Imagen:

La Xunta reasume la negociación de vuelos al fracasar el comité de rutas

Imputa parte de la crisis a la «lamentable» exigencia de Caballero de primar una terminal en detrimento del resto


santiago/la voz.

La Xunta asumió ayer de nuevo la responsabilidad de negociar en solitario con las aerolíneas privadas el establecimiento de vuelos regulares al extranjero con apoyo económico institucional, de la cual había abdicado el 23 de enero con el ánimo de pasar a ejercerla colectivamente en el marco de un órgano mixto creado entonces: el Comité de Rutas de Galicia, cuyo consejo general se reunió ayer en Compostela. Convocado para aprobar un mapa de las líneas europeas «deseables» para la temporada estival del 2011, el encuentro finalizó no solo sin acuerdo alguno, sino también con un duro cruce de acusaciones entre dos bloques de sus miembros: los representantes de los gobiernos municipales de las ciudades con terminal (PSOE más BNG) y los del Ejecutivo de Alberto Núñez Feijoo (PP). De ahí la radical transformación del escenario.

Los asistentes, políticos en su mayoría, debían pronunciarse acerca de una propuesta de enlaces que doce días antes había elaborado una comisión de técnicos designados a tales efectos por cada una de las partes con voto en el foro, planteamiento que reeditaba el menú de servicios patrocinados con fondos autonómicos durante el 2010. Abogaba, pues, por suscribir convenios con operadores que garantizasen que en el ejercicio venidero de Lavacolla se pudiera viajar sin escalas a Londres, Roma, Fráncfort, París y Zúrich; de Alvedro, a Ámsterdam y Valencia; y de Peinador, a Sevilla y Bruselas o bien otra capital europea. Apostaba también por confiar a la Secretaría Xeral de Turismo, dependiente del conselleiro Roberto Varela, las conversaciones con el sector para lograr el objetivo.

La moción, que requería de un consenso absoluto para prosperar, fue apoyada con matices por el regidor compostelano, el socialista Xosé A. Sánchez Bugallo, pero no por su colega de partido y homólogo vigués, Abel Caballero. Ni tampoco por el primer teniente de alcalde coruñés, Henrique Tello (BNG). Ambas posturas de discordancia convirtieron en irrelevantes los criterios del resto de los vocales: los responsables de las cámaras de comercio implicadas en el tema, el director general de Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, ente público adscrito a Fomento), el delegado del Gobierno y el líder de la patronal gallega.

Aunque eludió darlo por muerto definitivamente, el conselleiro de Infraestruturas y presidente del comité asumió el fracaso del comité. Agustín Hernández lo achacó a una supuesta incapacidad de los primeros ediles referidos para «entenderse entre eles mesmos» y arropar «unha aposta que era de país». Con especial vehemencia cargó contra el olívico, a quien imputó una actitud «lamentable» por desacreditar algo que su propio embajador técnico había bendecido previamente, exigiendo para el aeropuerto del sur mayor oferta en detrimento de los demás e intentado «dicir á Xunta como ten que investir os seus cartos cando el non pon un só euro para isto». A través de una nota, el PSdeG tildó luego de «vergoñentas» estas declaraciones.

«Optimizando ao máximo» y repartiendo de modo «equitativo e equilibrado» el presupuesto de Turgalicia para favorecer rutas al extranjero a lo largo del 2011 (3 millones de euros, frente a los 4,5 del 2010), el Gobierno emprenderá «de inmediato» negociaciones para sacar adelante «directamente» lo que ayer no pudo arropado. ¿Con quién? «Ryanair, Vueling, Brussels Airlines... Non partimos -dijo Hernández- con preferencias».

Votación
28 votos
Etiquetas
AENA BNG Alberto Núñez Feijoo PP PSOE Ryanair Vueling Xunta de Galicia Agustín Hernández Francia Reino Unido Aerolíneas Aeropuertos Bruselas Londres PSdeG Turismo Valencia Abel Caballero Roberto Varela Culleredo Turgalicia Comarca da Coruña