Solo seis concellos se han dotado de plan urbanístico en el último año

De los 224 que trabajan en sus ordenamientos, 104 municipios han consumido ya más de seis años en trámites


santiago/la Voz.

Al urbanismo gallego le sobra legislación y le falta voluntad y eficacia en su cumplimiento. La relajación ante el mandato que estableció la Lei do Solo para adaptar los planeamientos municipales al marco autonómico es una de las evidencias más significativas de su fracaso. En siete años, solo 46 concellos han hecho los deberes. El balance de los últimos doce meses, con seis planes adaptados, pone en entredicho el cumplimiento del objetivo de agilizar las tramitaciones que el Gobierno de Feijoo esgrimió para justificar la última reforma de la norma urbanística.

La situación actual constata que elaborar el planeamiento sigue siendo una tarea farragosa que duplica con creces los tres años de plazo que fijó la Ley 9/2002, y que expiró en enero del 2006. Más allá de los 46 ayuntamientos que cuentan con un plan general (PXOM) adaptado a esa norma, la provisionalidad caracteriza el mapa del urbanismo municipal. De los 224 concellos que están redactando sus planeamientos, 104 han consumido ya más de seis años en la tramitación. Entre el resto, 25 municipios se rigen por un PXOM que no está adaptado, y ni siquiera han iniciado los trámites para su revisión; y 21 no tienen planeamiento ni han mostrado intención de redactarlo. La fotografía final es caótica. Más de la mitad de los 315 concellos carecen de plan urbanístico, y los que se rigen solo por normas subsidiarias o delimitaciones de suelo urbano superan con creces el centenar.

Desatascar los despachos

La modificación de la Lei do Solo aprobada en marzo apenas ha mejorado las cosas. Aunque la Xunta atendió las demandas de los alcaldes y acortó los plazos en los despachos para acelerar los planeamientos, en el último año solo ha dado luz verde a seis: Laxe, Teo, Touro, Pedrafita do Cebreiro, Arnoia y Valga. El balance apenas mejora si se amplía el foco al año y medio de gestión del Gobierno de Feijoo, con nueve planeamientos aprobados, los seis anteriores más Vigo, Vilar de Barrio y Rairiz de Veiga. Solo dos de esos concellos, Vigo y Laxe, están en el ámbito de aplicación del plan del litoral. Con esta ordenación en la recta final para su entrada en vigor, únicamente cuatro de los 82 municipios en los que tendrá incidencia disponen de planes adaptados a la Ley 9/2002. Son Vigo, Oleiros, A Pobra do Caramiñal y Laxe.

La relación de los 73 concellos sin ningún tipo de planeamiento incluye a Camariñas, Muros, Sada, Barreiros, Viveiro, Gondomar, O Grove y Tui. En el lado opuesto, 40 que están tramitando su PXOM ya disponen del informe previo a la aprobación inicial. En esa fase están los de A Coruña y Pontevedra.

Un dato revelador de la desidia con la que algunos concellos afrontan los planeamientos son las lagunas en su elaboración. Un total de 70 concellos que aprobaron inicialmente sus planes hace más de dos años no han vuelto a dirigirse a la Xunta para continuar con los procedimientos de tramitación.

Votación
4 votos