Condenan al alcalde de Portas a un año de suspensión por contratar obras a sus empresas

La sentencia también le impone una multa de 3.600 euros


Una sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Pontevedra, conocida ayer, condena al alcalde de Portas, Roberto Vázquez Souto (PP), a una multa de 3.600 euros y a un año de suspensión de empleo o cargo público como autor de un delito de negociaciones prohibidas a los funcionarios. Contra el fallo cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

La sentencia considera probado que el regidor realizó entre 1998 y 1999 contrataciones administrativas directas para el Ayuntamiento con empresas que a su vez contrataban con firmas pertenecientes a su entorno familiar y de las que él era el «real administrador». Se trata de las entidades Comercial Vázquez Vázquez S.?A., de la que Roberto Vázquez era el presidente del consejo de administración y consejero delegado, y de Comercial Chandouteiro S.?L., que tenía como socios a sus tres hijos y como administradora, a su mujer, aunque era él «quien administraba la sociedad».

Expone que tras la baja médica de un operario municipal, y para realizar la recogida de basuras en agosto, septiembre y parte de octubre de 1998, el regidor contrató -mediante la «empresa interpuesta» Transportes Antonio- para esa tarea a Manuel Mandayo. Este hombre había sido empleado de Comercial Vázquez hasta diciembre de 1997 y en esos meses era trabajador de Comercial Chandouteiro. El representante de Transportes Antonio, después de facturarle al Concello, entregaba las cantidades a Comercial Vázquez.

Del mismo modo se procedió con la empresa Excavaciones Luneira, que facturó al Ayuntamiento el transporte de unas lonas para una fiesta de la tercera edad desde O Porriño, cuando el desplazamiento fue realizado también por Manuel Mandayo, que trabajaba para Comercial Chandouteiro. Esta entidad emitió nueve facturas al Ayuntamiento que no han sido aún aprobadas ni abonadas. Resulta «relevante», señala el fallo, que Excavaciones Luneira no tenía camiones ni chóferes.

En estos dos casos la sentencia concluye que fue Roberto Vázquez quien contrató directamente a Manuel Mandayo para esos trabajos. En otra de las obras, la retirada de unos escombros de la escuela taller por parte de Chandouteiro, no se considera probada la influencia del regidor.

Situación difícil

Aunque no es firme, la sentencia deja en una difícil situación al alcalde de Portas con vistas a las elecciones del 2011. Roberto Vázquez gobierna desde 1992 esta localidad de tres mil habitantes. En el juicio había proclamado su inocencia: «Me siento inocente, no soy culpable de nada porque no hice nada malo». El caso de las autocontrataciones del regidor se judicializó tras la querella presentada en el año 2000 por todos los grupos de la oposición en el Ayuntamiento. El regidor tiene pendiente otro juicio por un supuesto fraude fiscal a Hacienda.

La pena impuesta por el Juzgado de lo Penal es inferior a la que pedía el Ministerio Fiscal -una multa de 5.400 euros y un año de suspensión-, que en la vista modificó sus conclusiones por la atenuante de dilaciones indebidas en el procedimiento. La magistrada entiende que no caben las pretensiones de la acusación particular, que solicitaba penas más amplias, incluso de cárcel, al considerar que no existió un ánimo de defraudar.

Votación
11 votos