Franco emprende su último viaje

Un armazón metálico como el empleado en el 2002 protegerá esta tarde la estatua ecuestre en su traslado definitivo a un almacén de la Armada en Ferrol.


18/03/2010 02:00 h

Hace casi ocho años, la estatua ecuestre de Franco que presidía la ferrolana plaza de España emprendía el que se preveía fuese su último y polémico viaje. Pero el tiempo lo ha convertido en el penúltimo. Si todo va según lo programado, el caballo y su jinete quedarán hoy confinados para siempre en una nave de la Armada después de 35 años presidiendo la entrada de Ferrol y más de siete expuestos al público en el recinto cultural de Herrerías. Entre cuatro paredes y bajo una lona hecha a medida, el Concello, titular de la efigie, dará cumplimiento en suelo militar a la ley de memoria histórica, que prohíbe su contemplación pública.

Muchas cosas recordarán aquella madrugada de julio del 2002, que ha quedado marcada en la memoria colectiva de los ferrolanos. La primera, la gran jaula metálica con la que se pretende proteger la integridad de la imagen. El armazón fue colocado ayer para que hoy el conjunto pueda ser izado con una grúa y depositado en un camión góndola para su traslado. Una pieza de, en total, 9.000 kilos de peso y seis metros de altura que deberá ser trasladada a baja velocidad para evitar problemas de estabilidad. La estatua muestra al dictador durante un desfile militar -el único del que hay constancia que lo hizo a caballo- en el año 1945. La única revista que pasará hoy será a los buques que se construyen en el astillero de Navantia, precisamente el lugar donde se fundió la escultura diseñada por el madrileño Federico Coullat-Valera. El último viaje discurrirá íntegramente por suelo militar, desde las proximidades del recinto donde se aloja el museo naval hasta la nave de repuestos que ocupará al otro lado del perímetro del astillero. Un itinerario que por la carretera de circunvalación civil sería de 1,2 kilómetros, pero que con el trazado interior, esquivando naves y diques, alcanzará alrededor de dos. Sin público, pero a plena luz del día, el Arsenal aguarda completar esta tarde la operación.

Votación
9 votos