Imagen:Los tocones que hace un año sujetaban los pinos que poblaban algunas zonas de A Capelada inundan un monte que comienza a regenerarse

El precio del eucalipto comienza a recuperarse un año después del «Klaus»

Los tocones secos todavía pueden verse en amplias áreas de A Capelada


En A Capelada hay pinos azules. Son los árboles abatidos hace un año por el ciclón Klaus , parte de las 200.000 metros cúbicos de restos muertos que todavía quedan en el monte. «A madeira foi quedando sen savia, púxose azulada e xa non vale para rollo, nin para mobles, únicamente vale para papel», explica Manolo, un afectado por el temporal en la zona de Ortegal.

Los troncos han perdido valor. Tanto que muchos propietarios como él ya no pidieron las ayudas que concedía la Xunta para retirar los restos caídos. «Por ahí están, porque costaba moito quitalos e non compensaba», comenta.

Sus árboles están en otra parte, los que quedan en A Capelada están en montes gestionados por la Xunta, como el Braxe, donde el viento arrasó totalmente un merendero que todavía el jueves se veía completamente destrozado. «Menos mal que foi de noite, porque coa xente que ven por aquí polo día, a traballar ou a dar unha volta, esto puido ser moito», comenta un paisano de la zona.

Allí, la madera entre la que corren las vacas y los caballos ya está adjudicada. La están cortando. Pero junto a las carrocetas y todoterrenos que van y vienen por las pistas para llevar a los taladores, aún puede verse mucho tronco que todavía queda por retirar.

Cotización a la baja

Doce meses después de que aquella terrible madrugada del 23 de enero del 2009 el viento del ciclón Klaus aullara con fuerza sobre Galicia, causando múltiples destrozos y derribando centenares de árboles, la cotización del pino no se ha vuelto a recuperar. El precio medio de la especie pinaster , que antes del temporal estaba en una media de unos 50 euros por metro cúbico, en el parque de la fábrica cayó en picado hasta los 25 o 30 euros, comentan desde el sector.

Un descenso parecido fue el que experimentó el eucalipto, pero ya comenzó a repuntar, hasta alcanzar los 50 euros en fábrica como media orientativa. La cifra empieza a acercase a la cotización anterior al Klaus porque el ciclo del papel no está tan afectado, pero el consumo de tablero ha bajado.

Contexto global

Pero aunque el temporal fue una estocada directa al corazón de un sector que ya estaba herido por el parón sufrido en el sector de la construcción, no fue el culpable de la bajada. Lo que hizo fue devaluar la cotización de la madera tirada por el viento. «El Klaus no colapsó el mercado, lo que hizo fue deteriorar la madera y bajar el valor. El cálculo hecho por la Xunta es que derribó alrededor de 1,2 millones de metros cúbicos de madera, pero en el 2008 en Galicia se cortaron ocho millones. Lo que realmente bajó el precio de la madera fue la coyuntura general del sector», explica el director de MonteIndustria, Juan Picos.

En ese contexto de desaceleración, apunta Jacobo Feijoo, miembro del sindicato Unións Agrarias, «chegou o ciclón e a madeira quedou toda tirada. A propia caída, a rotura de pés e a merma de calidade trala larga estancia da madeira no monte fixo baixar máis o prezo». Luego, indica, «as axudas non cubren o total dos custes nos montes con dificultades de acceso».

Zonas de riesgo

Son esas zonas a las que es difícil llegar con las máquinas las que tienen mayor riesgo para el bosque que queda en pie. La maleza acumulada y las ramas secas son un combustible perfecto. Porque los tramos menos complicados ya están limpios. «En Cerdido ya hemos cortado todo lo del Klaus », comenta un trabajador de nacionalidad portuguesa que se aplica en apilar troncos con una máquina en un arcén junto a la carretera que va a Ortigueira.

Incluso en las áreas afectadas por el temporal que ya están libres de ramas rotas, el paso del ciclón aún está en el ambiente. Basta observar páramos llenos de tocones solitarios que minan el paisaje. Ahora queda la repoblación del monte. Algunas especies, como el eucalipto, brotan de la raíz, pero otras hay que plantarlas.

Votación
12 votos
Etiquetas
Xunta de Galicia Unións Agrarias Cerdido Ortigueira Comarca do Ortegal