Solo dos jurados vieron pruebas de asesinato en el caso de las 57 puñaladas


22/02/2009 02:00 h

El veredicto del jurado que absolvió al autor confeso de matar a dos hombres de 57 cuchilladas en la calle Oporto, de Vigo, y solo lo declaró culpable de un incendio no fue totalmente unánime. Hubo dos personas que sospecharon que Jacobo Rial no actuó solo en legítima defensa cuando apuñaló a su segunda víctima, Isaac Pérez, que estaba encerrado en su habitación. Como Isaac Pérez no suponía ningún peligro en ese momento, dos de los miembros del tribunal popular declararon a Jacobo Rial culpable de su asesinato.

Sin embargo, la mayoría del jurado benefició al procesado al aplicarle las eximentes completas de legítima defensa y miedo insuperable a ser asesinado y violado por el brasileño Julio Luciano Anderson, la primera víctima. El tribunal, que se fió de la versión dada durante la vista por el acusado, tuvo claro que este se defendió de Julio. Pero respecto a su compañero de piso Isaac las votaciones en el seno del jurado fueron muy reñidas. En un punto del veredicto, cinco de los nueve miembros del tribunal no vieron probado que Jacobo apuñalase a Isaac con el único propósito de defenderse. «Cuando Isaac se hallaba en su cuarto con la puerta cerrada, ya no significaba ninguna amenaza», dicen en el fallo. Esta contradicción del jurado respecto a Isaac es el anclaje al que se aferran tanto el fiscal como la madre de la víctima para recurrir y anular el veredicto.

Otros tres jurados también rechazaron que el autor confeso hubiese apuñalado a Isaac bajo un estado de pánico ni que tuviese anulada su capacidad de distinguir el bien del mal.

Sorpresa entre juristas

La absolución ha sorprendido a numerosos juristas. El decano del Colegio de Procuradores de Vigo, Jesús González-Puelles, habló ayer a título personal y desaconsejó cargar al jurado, lego en Derecho, con conceptos complejos como las eximentes o las atenuantes porque incluso le plantean problemas al Tribunal Supremo. El letrado civilista Fernández Obanza prefiere a los profesionales porque «están formados para aplicar justicia», según informa Javier Becerra, de La Voz en A Coruña. Obanza recuerda que el jurado «ya fracasó en otras épocas».

El presidente de la Asociación de Ayuda a Familiares de Víctimas de Delitos Violentos (Avidev), Ricardo León, coincide en que «no se debe dejar en manos inexpertas la justicia, sobre todo para delitos tan graves». Reprocha al jurado que no actuase con sentido común: «¿En qué pensaban, no escucharon a los forenses, no vieron las pruebas?».

A favor

Por contra, los abogados penalistas Guillermo Presa, de Vigo, y Ramón Sierra, de A Coruña, felicitaron a la defensa porque logró hacer ver las pruebas al jurado. Presa dice que es normal que la gente critique tanto las sentencias de los jueces como las del jurado y advierte que «no todo el que mata es culpable». Sierra defiende al jurado como institución «democrática».

Votación
6 votos