El juez interviene cuentas con un millón de euros al osteópata de Ferrol


El juez ordenó ayer el ingreso en prisión de José Manuel López Pérez, el osteópata ferrolano que era investigado por intrusismo, blanqueo y estafa. Con él fueron detenidos su madre, que quedó pronto en libertad; su esposa, Susana Rodríguez Gómez, y el también osteópata F. H. Gisbert Arago, de Castellón, que colaboraba con el ferrolano.

La policía informó de que su unidad especializada en blanqueo de capitales investigaba a Coté , como se le conoce en Ferrol, desde el pasado octubre, sin escatimar medios: seguimientos, escuchas, controles bancarios... El Banco de España había detectado un trasiego de dinero inusitado en el entorno de este supuesto intruso en la medicina.

Para realizar los ingresos, según la policía, se hacían de forma fraccionada para no tener que identificarse. Luego se transferían a cuentas a plazo fijo. A través de la investigación (estuvo a cargo del grupo de blanqueo de capitales de la Udyco de Galicia) se descubrió que López Pérez continuaba ejerciendo prácticas médicas para las que carecía de la titulación necesaria, a pesar de las condenas firmes, de la multa de las autoridades sanitarias y de la orden de cierre de la clínica. Habiendo tantos títulos de medicina china en las paredes del local no es extraño que la policía bautizase la operación con el nombre de Zen .

El juez que se ocupa del asunto, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol, Alejandro Morán Llordén, ha ordenado ya diferentes medidas cautelares, entre ellas la intervención de cuentas bancarias y depósitos por una cuantía superior al millón de euros, así como bienes de diferente naturaleza. Ha sorprendido a los encargados de la investigación las gruesas cifras de dinero que manejaba. Su vivienda es un lujoso dúplex en la zona de Ultramar, de más de 300 metros cuadrados.

Los tres arrestados fueron trasladados ayer tarde al juzgado. Coté , que declaró en primer lugar durante dos horas, se negó a responder numerosas preguntas de la fiscala que intervino y del juez instructor.

La decisión

Las comparecencias continuaron tras él con las de los otros arrestados y, al filo de las diez de la noche, el juez resolvió encarcelarlo a él con los tres cargos señalados, y dejar en libertad a los otros dos, con menores o ninguna imputación. Unos corpulentos amigos del detenido, que llegaron a los juzgados cuando él era trasladado por la policía, vertieron amenazas contra algunos fotógrafos de prensa. La investigación, según parece, no ha hecho más que comenzar porque se buscan ahora diferentes ramificaciones y colaboraciones del principal encausado en distintas ciudades de Galicia.

Su fama

La clientela de López Pérez era enorme porque había gente que llegaba de otras ciudades. Es el caso de una andaluza que ayer se puso en contacto con este periódico al conocer la noticia de su detención porque, dijo, había llevado a su hijo a la consulta del osteópata.

Votación
51 votos