O Grove prohíbe cantar

El Concello aprueba una ordenanza que implicará multas para quienes hagan excesivo ruido a partir de las diez de la noche


25/09/2007 02:00 h

O Grove es un sitio ruidoso, no cabe duda. En las estrechas calles de la villa arousana, que en los meses de verano ve quintuplicada su población, hacen ruido hasta los policías, a los que el pasado verano la entonces concejala de Seguridad Ciudadana tuvo que pedir que utilizaran el silbato con moderación, que los vecinos estaban de los nervios.

Las denuncias por contaminación acústica no paraban de llegar al Ayuntamiento, así que cuando tras las elecciones Fredi Bea -del Partido Galeguista- se puso al frente de la concejalía, echó un vistazo a la ordenanza que regulaba ese tipo de cuestiones y se percató de que estaba obsoleta, que no se había actualizado en diez años. Se puso manos a la obra y elaboró un documento en el que se endurece el control de ruido, sobre todo en horario nocturno, para que los vecinos puedan dormir tranquilos. Así, se vigilarán los jolgorios en las terrazas, los ladridos de los perros o los decibelios de la música en los pubs. Pero no solo los ciudadanos deberán tener cuidado, sino también los operarios municipales, ya que el camión de la basura deberá andar con pies de plomo y no molestar en exceso.

Las protestas por los ruidos de los coches y los tubos de escape libre son constantes, de ahí que el Concello adquiriese hace meses unos sonómetros para sancionar a los vehículos que van a todo motor.

Pero muchas veces los que se pasan de decibelios son los propios vecinos. Este verano los agentes denunciaron a más de uno que dedicó las madrugadas a cantar por la calle o insultar a alguien a voz en grito. Ya no lo podrán hacer, porque en la ordenanza que ayer se llevó a pleno se recogen multas que van de los 60 a los 60.000 euros para quien cometa estas faltas a partir de las diez de la noche. Más de uno agradecerá que no tenga efecto retroactivo.

Votación
0 votos