Imagen:

Galicia ya cuenta con fichas profesionales femeninas

El Dépor realiza las dos primeras licencias con cotización a la Seguridad Social


Vero Boquete se fue de España en el año 2011 sin poder ser considerada jugadora profesional. Sin embargo, fueron sus éxitos en la diáspora y sus continuas denuncias las que avivaron un clamor popular que logró que la Real Federación Española de Fútbol modificase su arcaica normativa. Porque no fue hasta la temporada 2014/2015 cuando una mujer pudo firmar una licencia de jugadora profesional. En aquella campaña fueron 7, en la pasada 63, pero queda mucho trecho aún por recorrer.

El fútbol femenino gallego, todavía menos desarrollado que el de otras comunidades autónomas [sigue sin representación en la élite], ha dado un paso de gigante en el día de ayer con el anuncio por parte del Deportivo de la firma de sus dos primeras licencias profesionales. Las dos primeras que se firman en la comunidad. Se trata además de dos jovencísimas jugadoras: Tere, de 16 años, y Raquel, de 18

Raquel, central de buen golpeo

Raquel Béjar Castro (As Pontes, 1998) juega de central, como no podía ser de otra forma ya que es de la misma localidad que Rochela, Piscu y Quique Fornos, otros zagueros deportivistas. En la actualidad se encuentra lesionada [contusión en el cuello del fémur], pero durante la primera vuelta del campeonato de Segunda División sobresalió por su potente golpeo de balón. Esta es su tercera temporada en la categoría de plata del fútbol femenino español tras su paso por el Friol y el Orzán.

«Estoy contentísima. Al final poco a poco el fútbol femenino va dando pasos adelante y va progresando. Haber recibido esta noticia de ser las primeras profesionales en Galicia es un orgullo porque además no me lo esperaba. Me gusta dar siempre lo mejor de mí y ahora estoy recogiendo el premio a tanto esfuerzo, tanto mío como de mi familia, porque hace dos años tenía que desplazarme desde As Pontes para entrenar y jugar en Lugo y el año pasado a A Coruña. Y todas esas horas se las quitas a estudiar. Requiere mucho sacrificio», explica Raquel. 

Tere, el cerebro blanquiazul

Teresa Abelleira Dueñas (Pontevedra, 2000) lleva el fútbol en los genes. Es hija de Milo, exentrenador del Celta B, Cultural Leonesa, Ourense y Pontevedra, y hermana de Tomás, actual futbolista del Compostela. Tere juega de mediocentro y destaca por contar con un guante en su bota. Lanza faltas y córneres con tanta sutileza que le han permitido sumar infinidad de asistencias en la presente Liga. El pasado año fue convocada con la selección española sub-16 cuando militaba en el AJ Lérez y la próxima semana viajará a Madrid para ejercitarse con el combinado nacional sub-17.

«En cosas como esta se está viendo que el Deportivo apuesta por el fútbol femenino de verdad, y no de boquilla. A nivel personal estoy muy contenta e ilusionada con este nuevo contrato profesional. Venirme hasta aquí, yo que soy de Pontevedra, a vivir en la residencia, requiere un esfuerzo porque es estar lejos de tu familia. Pero el Dépor ha conseguido que esté muy a gusto aquí y además estoy muy contenta por cómo trabaja el entrenador [Manu Sánchez] con nosotras», destaca Tere.

Tanto la defensa como la centrocampista serán las primeras jugadoras en Galicia en contar con licencia profesional, que en la práctica supone cotizar en la Seguridad Social y, por tanto, contar con una serie de garantías que les permitirá afrontar con mayor tranquilidad el futuro. Además, aunque el club no ha facilitado datos, ambas firman contratos de larga duración, lo que supone confirmar la continuidad de la sección femenina, al menos, durante lo que queda de década.

A Tere y Raquel podrían sumársele en las próximos meses más jugadoras profesionales.

Votación
6 votos
Etiquetas
Fútbol gallego Fútbol femenino Deportivo Cantera Deportivo Deporte femenino
Comentarios