La corporación menguante de Ferrol

Siete de los 25 ediles de la corporación inicial han dimitido en solo dos años de mandato

.

Ferrol 13/06/2017 05:00 h

Mediado el mandato, mengua también la corporación municipal. Hoy se cumplen exactamente dos años desde el pleno de toma de posesión que configuró gobierno y oposición en Ferrol. Muchas cosas han cambiado desde entonces. Entre ellas, la cara de un buen puñado concejales. De los 25 representantes que eligieron los ferrolanos en las urnas, siete han decidido abandonar. La última en sumarse a esta lista ha sido Eva Espiñeira, hasta el viernes concejala del BNG. Ese día presentó su escrito oficial de renuncia a través del registro y de su dimisión se dará cuenta en el próximo pleno que se celebre.

Integraba junto a Iván Rivas el grupo municipal de la formación nacionalista. Y ayer explicaba las causas de su renuncia, que responden, dice, a «cuestións persoais e laborais». Espiñeira (Ferrol, 1977) da clases de gallego para la obtención del certificado Celga y de lenguaje administrativo, pero «non teño estabilidade laboral» y le obliga a realizar continuos desplazamientos a Santiago y A Coruña. Además, estudia. «Nestes últimos meses estaba tentando compaxinar todo e non dou feito», resumió.

«A decisión non foi fácil»

Por eso «chegou un momento en que tiven que escoller». Pero admite que le da pena dejar el cargo: «A decisión non foi fácil, porque estaba cómoda e estaba ben», asegura, al tiempo que desvincula su decisión de cualquier discrepancia o motivación de tipo político. De hecho, aduce que seguirá formando parte del Consello Local del Bloque.

Su lugar pasará a ocuparlo Roberto Montero Castrillón, actual responsable local de la formación en Ferrol y que concurrió con el número 8 en la candidatura nacionalista, lo que significa que previamente han renunciado cinco personas, que no han estado dispuestas a mitad del mandato a incorporarse al Ayuntamiento.

Antes que Espiñeira, y por distintas razones, dejaron el acta otros seis concejales: tres pertenecientes al gobierno local durante el bipartito Ferrol en Común-PSOE y tres del PP. El primero en hacerlo fue el exalcalde popular José Manuel Rey Varela, que tras menos de cuatro meses de mandato dejó su puesto en octubre del 2015 para convertirse en conselleiro de Política Social. Un mes después le siguió Diego Calvo, en este caso para ejercer de nuevo como delegado provincial de la Xunta en A Coruña. Y en diciembre dejaba el gobierno local María Teresa Riveira, de Ferrol en Común y hasta entonces concejala de Benestar Animal, Inmigración, Xuventude y Minorías Étnicas. Lo hacía alegando razones de salud, aunque detrás de su marcha había también motivos políticos.

Tras un trimestre que se saldó a dimisión por mes, en abril se produjo una doble salida del gobierno local: la de la entonces concejala de Economía e Facenda, Eugenia Freire, de FeC, y la del responsable de Promoción Económica, Personal y Mercados, Felipe Sas, edil por el PSOE. Los motivos laborales argumentados por ambos no convencieron: el verdadero motivo eran las profundas disensiones existentes en el seno del bipartito, como meses más tarde admitieron públicamente ambos.

Dos renuncias este año

Rompió el gobierno, pero no hubo más renuncias. Hasta enero de este año, cuando el concejal del PP Guillermo Evia anunció que dejaba el acta por motivos laborales, aduciendo un cambio de trabajo en Santiago que le impedía ofrecer la dedicación al Concello que tenía hasta ese momento.

Esta cadena de renuncias propició la entrada en la corporación de los populares José Pedrouzo, Fernanda Losada y Alejandro Padilla; la de Luis Victoria y Saínza Ruiz de FeC; y la de Germán Costoya por el PSOE. La renuncia de Eva Espiñeira se llevará al próximo pleno, previsiblemente al extraordinario de este viernes, mientras que la incorporación de su sustituto, Roberto Montero, deberá aguardar a que la Junta Electoral Central lo proponga como candidato, trámite que llevará alrededor de un mes.

Votación
9 votos
Comentarios