Un recorrido en silla de ruedas por un campus aún con barreras

ASCM invitó a los estudiantes a moverse sin usar las piernas

.

Ferrol

La asociación ASCM llevó al campus una de sus actividades más reveladoras: hacer que las personas sin problemas de movilidad se desplacen en una silla de ruedas. Una treintena de jóvenes aceptaron el reto y pasearon por los alrededores de sus facultades bajo la vigilancia de voluntarios. «Todos volvieron quejándose de dolor en los brazos, porque mover la silla les costaba mucho incluso por zonas que parecen planas, pero que realmente no lo son y necesitan de un impulso», cuenta Paula Gárate, gerente de ASCM, y que valora la experiencia como muy positiva.

Los universitarios pasearon por Esteiro y se toparon con barreras conocidas y otras en las que no habían pensado hasta que tuvieron que dejar de usar las piernas. «Un simple árbol en medio de la calle ya es un problema, porque si vas caminando pues ni te das cuenta, pero en silla no te deja sitio para pasar, te hace detenerte...», relataban los que participaron en una prueba en la que no faltaron intentos fallidos de abrir contenedores, puertas o hasta coger un simple folleto de una estantería.

«La experiencia ha sido tan positiva que muchos nos han pedido que la repitamos», reconocía Gárate sobre una campaña de concienciación solidaria que lleva el lema de Xente, senta e sente! y que no solo ha servido para concienciar. También inspiró a algunos los estudiantes de Diseño Industrial, que no descartan nuevos inventos.

Votación
0 votos
Comentarios