Imagen:

«Mi libro deja clarísimo que sobre todo soy una cocinillas»

Esta ferrolana con una larga trayectoria política presenta el viernes su libro «Beatriz y Leonardo» en el café Sucre


ferrol / la voz

Blanca Quintanilla (Santiago, 1949) es todo vitalidad, en cualquier momento, incluso en los más duros. Confiesa sin reparos que escribe muy bien, pero que las editoriales no siempre la entienden, pero se consuela pensando que vive en el país en el que personas como Belén Esteban son éxitos de ventas. El viernes estará en el café Sucre (en el 170 de la calle Magdalena a las 19 horas) presentando su última obra, que se titula Beatriz y Leonardo y que habla de una amistad especial entre dos personajes históricos e únicos.

-¿De dónde salió la idea que motivó esta novela?

-Mi libro deja claro que sobre todo soy una cocinillas y un día me compré un libro que detallaba que una de las actividades clave de Leonardo da Vinci era la creación en la cocina. De hecho, él inventó la servilleta, los tenedores, la máquina de hacer pasta y no sé cuantas cosas más. Llegó a tener un restaurante en Florencia que se llamaba Los tres caracoles, pero presentaba platos en los que había una col recortada y eso en una época en la que se comía un cordero entero fue un fracaso. La cocina lleva a Leonardo a conocer a Beatriz y este libro habla de esa amistad especial entre ambos que por el modo en el que está escrito no ha sido todo lo bien entendida que debería ser, aunque creo que el texto es muy bueno.

-¿Por qué?

-Creo que hay que innovar escribiendo y por eso adopté este formato que parece teatro y donde un personaje habla lo que piensa del otro.

-Ha optado por autoeditarse...

-No quería esperar más a las respuestas de las editoriales y necesitaba contar esta parte de la historia de Leonardo, porque creo que era genial. Si entrase por la puerta lo eclipsaría todo.

Votación
0 votos
Etiquetas
Belén Esteban Teatro Leonardo da Vinci