El juicio por el crimen de Pontedeume, del 7 al 11 de abril

El fiscal no acusa y la familia del joven fallecido imputa asesinato

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La Audiencia Provincial de A Coruña ha reservado para los días comprendidos entre el 7 y el 11 de abril próximos el juicio con jurado contra el matrimonio acusado de la muerte de un joven adolescente, en su casa de Pontedeume, la madrugada del 10 de julio del 2011.

En el banquillo se sentarán el principal acusado, el carpintero jubilado José Agustín Fernández Carpente, y su esposa, María del Carmen Fonte Galán. El fiscal no acusa en este proceso, al menos en sus conclusiones provisionales, al entender que operan las eximentes completas de legítima defensa y miedo insuperable. Las acusaciones particulares, ejercidas por la familia del muchacho, Fernando Sánchez Grandal, acusan de asesinato y piden las penas correspondientes.

El caso había conmocionado las fiestas de Pontedeume de aquel verano. Por causas que nunca se han llegado a aclarar durante la investigación, el joven, de 17 años, un brillante estudiante ferrolano hijo de una conocida familia, apareció en el interior de la vivienda de los Carpente. La esposa, al escuchar ruidos en el pasillo, despertó a su marido que, sin gafas (tiene poca visión) se encontró al intruso, con el que comenzó a forcejear. Parece que el joven se introdujo en una habitación y trató de cerrar la puerta, pero Carpente, que en ese momento empuñaba un cuchillo que le había facilitado su esposa, empujó la puerta desde el pasillo, impidiendo que se cerrase.

Según la versión de este acusado, metió el brazo con el cuchillo y comenzó dar golpes de ciego clavándole el arma en varios puntos de tórax y las manos de Fernando. El joven consiguió salir malherido de la casa y llegar a la calle. Su rastro de sangre marcó su itinerario hasta el otro lado de la avenida y un muro de mediana altura, que consiguió saltar, para morir minutos después al otro lado. Allí lo encontró la Guardia Civil cuando los agentes llegaron. El propio Carpente había llamado a un yerno agente del instituto armado y este a su vez comunicó lo que en principio se pensó que era un robo. Pero esta hipótesis del robo tampoco se confirmó, ni cualquier otra como que se tratase de un juego de muchachos, típico aquel verano.

Lo cierto es que Fernando estaba en el interior de la casa y le dieron muerte a cuchilladas. El jurado tendrá que determinar en el juicio si la responsabilidad penal del carpintero y su esposa quedan eximidas por las circunstancias señaladas como sugiere el fiscal y el letrado de la defensa, José Luis Gutiérrez Aranguren. Los letrados de la acusación, Jesús Porta Dovalo, Víctor Espinosa y Jorge Vázquez, en nombre de la familia, sugieren que se trata de delitos de asesinato, con alevosía, y de omisión del deber de socorro por no haber auxiliado al herido.

La víctima fue apuñalada en el interior de la casa de los imputados, de madrugada

El jurado tendrá que determinar si el acusado y su esposa son responsables

Más información Selección realizada automáticamente

 

Saber más...