La vecina más mimada de Canido

Pintura, danza y música hicieron disfrutar a cientos de personas en la fiesta de las Meninas


Era difícil encontrar ayer por la mañana en Canido a alguien sin una cámara o el teléfono móvil en la mano, ávido de retratar las distintas Meninas que iban cogiendo cuerpo en muros y casas del barrio. Los 150 artistas de toda Galicia que ayer protagonizaron una fiesta que ya es tan parte de la zona como los Maios se prestaban sonrientes a las fotos. «Es un día ideal para pintar, hay muy buen ambiente y entre todos estamos colaborando», afirmó la villalbesa Helena Karenina, que conoció la iniciativa por el Facebook y no dudó en anotarse.

Impulsado por Eduardo Hermida, quien ayer estaba abrumado por la extraordinaria respuesta tanto del público como de los pintores, Canido volvió a ganar mayoritariamente en sus casas más deterioradas cuadros de Meninas de todo tipo. De los pinceles del eumés Ito Mosquera salió uno de los murales más grandes, aunque hubo obras para todos los gustos: Meninas bailarinas, con percebes, formadas con piezas de Lego, fácilmente reconocibles y hasta obreras, confeccionadas con latas de refresco y situadas en la calle Alonso López, con unas obras a las que los vecinos no ven el fin. También Velázquez tuvo su espacio, como el salido de la obra del concejal Suso Basterrechea, con un mensaje contrario a la guerra.

El barrio, al que le gusta disfrutar en la calle, mostró su cara más acogedora. Los vecinos salieron orgullosos a ver las nuevas obras y a disfrutar del ambiente en sus espacios y plazas. Los advenedizos no dejaron también pasar la oportunidad de disfrutar de las actividades paralelas. Desde la música de autor a la copla, de los sones de una soprano a la danza. El Soho ferrolano se volcó una vez más con su vecina más mimada, la Menina.

en directo una iniciativa artística singular

Votación
12 votos