Navantia Fene-Ferrol, hoy y futuro

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Estamos asistiendo a una de las situaciones mas críticas de la que hoy conocemos como Navantia, antes Izar, antes Astano y Bazán, pero no por ello desconocida para los que llevamos ya más de 40 años vinculados a este grupo. Quizá la diferencia fundamental respecto a situaciones anteriores esté marcada por una crisis global que afecta a la economía mundial y por consiguiente a las inversiones tanto públicas como privadas. En este contexto Navantia Fene Ferrol está en una situación crucial ante la falta de nuevas contrataciones y un plan de futuro que asegure su viabilidad.

Las capacidades en cuanto a infraestructura material, a capital humano y a conocimiento que tiene Navantia y su industria auxiliar son un punto fuerte y ello queda demostrado con el desarrollo de los proyectos realizados y el reconocimiento de clientes potenciales. No obstante se hace imprescindible una adecuación a los tiempos, a la competencia y en concreto a las exigencias del mercado actual, un mercado tremendamente competitivo en el cual los cambios se producen en períodos muy cortos y que requieren un dinamismo excepcional. Durante años se han superado retos impensables en el mercado civil y en el militar y después de múltiples vicisitudes, hoy podemos estar satisfechos que todavía se mantienen las infraestructuras en activo, las capacidades de producción altas y se ha regenerado en gran medida la pérdida de conocimiento y habilidad profesional mermadas en la sucesivas restructuraciones, y por lo tanto podemos enfrentarnos al futuro con cierto optimismo.

El futuro de Navantia Fene-Ferrol, sin cuestionar el que siga siendo pública, pasa por poner en marcha todas las actuaciones que sean necesarias para reconducir la situación actual, mejora de la productividad, adecuación de las instalaciones, plan comercial intenso y con respaldo político, cambio en las relaciones laborales, plan estratégico global y mayor independencia de los centros de trabajo. Toda la industria de apoyo ha de estar alineada con los objetivos del grupo, participando activamente en su diseño y configurando una estrategia común. Navantia Fene-Ferrol va a sobrevivir a esta crisis como lo ha hecho a otras, no se puede permitir bajo ningún concepto que su destino sea el cierre, ha sido el gran motor industrial de esta comarca y no renunciaremos a que siga siéndolo.

Saber más...