El autor del disparo en el párking de Decathlon tenía munición real en su coche

La aparición de las balas hizo sospechar a la policía que la pistola detonadora que utilizó en la pelea está manipulada

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El hombre que disparó al aire una pistola detonadora durante un enfrentamiento con tres jóvenes en el aparcamiento del establecimiento Decathlon llevaba en su vehículo munición real, según ha sabido La Voz. Las balas fueron encontradas en el coche, dentro de una caja de balas de fogueo, por los policías que acudieron al lugar del suceso.

El descubrimiento de esas balas hizo a los policías sospechar que la pistola que portaba el detenido, que utilizó para disparar un cartucho de fogueo durante el enfrentamiento, había sido modificada para poder emplear también munición real.

Un examen in situ reforzó esas sospechas, ya que parecía que el arma había sido manipulada, pero deberá ser la unidad de balística de la policía nacional la que compruebe si la pistola es capaz de soportar la deflagración que provoca la munición real.

En caso de que sea así, el detenido, que es vecino de Ferrol y ronda los 45 años de edad, se enfrentaría a un posible delito tenencia ilícita de armas.

El otro detenido también es de Ferrol y nació en 1986. Tiene antecedentes penales por robo de vehículos cometidos cuando era menor de edad. Llevaba varios años sin delinquir. Podría enfrentarse a delitos de agresión y de robo-hurto de vehículo.

Detenidos por la Policía Local

Los hechos ocurrieron el sábado a las 17.05 en el aparcamiento de Decathlon. Los dos implicados fueron detenidos por la Policía Local. Los otros dos jóvenes huyeron del lugar.

Aunque se ha hablado de un ajuste de cuentas, fuentes de la investigación creen que el conflicto podría haber comenzado de forma casual, cuando el propietario del vehículo, que iba acompañado de su mujer, habría dado marcha atrás en el párking sin ver a los tres jóvenes. Ellos le llamaron la atención. Él bajó y se inició un enfrentamiento verbal que derivó en uno físico, durante el que el joven arrestado le habría golpeado causándole heridas en la nariz y la boca. Según las mismas fuentes, tras el disparo al aire, el hombre habría sacado del coche un «fouciño» y se investiga si también recurrió a un palo grueso similar al mango de un hacha.

Fue entonces cuando el joven logró entrar en su coche, que seguía encendido, y llevárselo sin permiso. Lo dejó poco después bien aparcado frente a la Sociedad Caza y Pesca Urogallo Ferrol y tiró las llaves a un zarzal.

Está previsto que los dos pasen hoy a disposición judicial.