Neira Vilas: «Esta é a cidade de San Ferreol, que veu polo mar»

El escritor inauguró la feria del libro con un canto al pasado legendario

$tituloImg.$pieImg

ferrol / la voz 20/04/2012 07:00 h

«Esta é a cidade de san Ferreol, o santo bretón que chegou polo mar», decía ayer Neira Vilas, el autor de Memorias dun neno labrego, durante la lectura del pregón con el que inauguró la Feria del Libro ferrolana. La llamada Festa da Lectura, do Libro e da Palabra, que ayer abrió sus puertas en el Cantón de Molins y que allí continuará, con la manifiesta intención de acercar la creación literaria -y no solo literaria- a los lectores, hasta el martes. La presencia de Neira Vilas, que ayer presentaba también su último libro, un homenaje al Himno Galego editado por la firma ferrolana Embora, hizo de la inauguración del certamen una reivindicación, también, de la universalidad de la cultura gallega. Una universalidad que se sustenta, gracias a figuras como la del propio Neira Vilas, en la vocación de trascender, más allá de cualquier frontera, en torno a una visión del mundo como la que la propia Rosalía personificaba.

Neira Vilas residió buena parte de su vida al otro lado del Atlántico. En Argentina. Y también en Cuba. En una América desde la que el ferrolano Xosé Fontenla Leal hizo posible que Galicia contase con su propio Himno, tras pedirle a su amigo el mindoniense Pascual Veiga que pusiese música a los versos de Pondal.

La Feria del Libro ferrolana, cuyo carácter de fiesta de la palabra subrayaron tanto el alcalde de la ciudad, José Manuel Rey Varela, como el secretario xeral de Cultura, Anxo Lorenzo, reúne este año a seis librerías de la ciudad (Central Librera-Dolores, Central Librera-Real, Cortizas, Metrópolis Cómics, Sargadelos y Estraviz), a la librería naronesa Day y, además, a la viguesa Cartabón. El Concello de Ferrol, que impulsa esta feria conjuntamente con la Xunta, la Diputación y la Federación de Libreiros de Galicia, también cuenta con caseta propia.

La feria ferrolana suma este año 23 ediciones. Más de dos décadas de historia en las que el Cantón de Molins fue su ubicación más frecuente -ya se tratase de la plaza de la Constitución, como este año, o de la Alameda, donde se instaló en otros-, aunque el certamen también tuvo en el pasado, por escenario, la plaza de Armas.

Votación
12 votos