Los turistas abarrotan Caaveiro tras cuatro días del incendio

Comienza a funcionar el servicio de autobuses hasta el monasterio

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Ni el frío ni la lluvia intermitente durante buena parte del día pudieron con la curiosidad de ver el estado en el que ha quedado el parque natural de las Fragas do Eume en su entorno más turístico, las rutas de acceso al monasterio de Caaveiro. Decenas de turistas se acercaron ayer hasta el lugar el primer día del operativo especial de visitas al monasterio. Durante el período de vacaciones de Semana Santa, la Diputación de A Coruña vuelve a retomar los servicios de visitas guiadas y las líneas de autobuses que conectan el centro de recepción de visitantes con el monasterio. Y es que, debido al aluvión de turistas que suele haber en vacaciones, y como ya se hizo años anteriores, el organismo provincial limita el tránsito de vehículos por las Fragas.

Tristeza e incredulidad

«Si hubiese sido una catástrofe natural, pero que se haya quemado parte de las Fragas por algo que ha hecho el hombre... Estamos acabando con lo poco que tenemos», lamenta Juan, vecino de Santiago aficionado al ciclismo y habitual de la ruta. Impotencia, tristeza e incredulidad son algunos de los sentimientos de rechazo que provoca a los turistas ver la zona.

A lo largo de los siete kilómetros de la ruta se puede apreciar en varios puntos la amenaza del fuego que se acercó hasta la carretera, pero no llegó a afectar al inmueble histórico. «Al principio parece que aquí no hubo mucho fuego, pero cuando vas caminando se ven varias zonas de monte calcinadas ya cercanas al monasterio. Pero parece que se ha quemado la maleza pero que los árboles siguen vivos», detalla Daniel, turista de Estados Unidos que se encuentra de visita en la comarca con su novia italiana, Lucía. «Viajamos mucho y no habíamos visto en España sitios tan naturales como este, es un lugar precioso», señalan. En la zona, todo el mundo recuerda cómo vivió el incendio. «Estábamos en la playa de Miño y a eso de las cinco de la tarde tuvimos que marcharnos porque caía ceniza en las toallas. Y hoy decidimos venir a verlo», relatan María y José Luis.

Solo en las primeras horas del operativo especial de vacaciones, trabajadoras del parque estiman que ya se han recibido el doble de visitas que el mismo día el año pasado. Respecto al efecto del incendio en el entorno de Caaveiro, el presidente de la Diputación, Diego Calvo, ha cifrado en 19.000 metros cuadrados la extensión afectada dentro del territorio dependiente del organismo provincial que se se extiende por 120.000 metros cuadrados.

Operativo especial de semana santa primer día de visitas