Imagen:La de San Xiao es una de las carreteras provinciales más estrechas y sinuosas de Narón

La Xunta aprueba el nuevo trazado de la carretera de San Xiao, en Narón


narón/la voz.

Una legislatura y dieciséis meses es lo que ha llevado la tramitación administrativa necesaria para desbloquear la ampliación de la carretera de San Xiao a Castro. La Xunta aprobó el pasado 2 de agosto de manera definitiva la modificación puntual del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Narón necesaria para acometer un proyecto de la Diputación provincial para ensanchar el trazado de la sinuosa vía CP-5401, después de que el plan de expropiaciones quedara paralizado en marzo del 2005 por un informe desfavorable de la Dirección Xeral de Urbanismo del Gobierno autonómico, ya que el trazado no era viable tal y como se planteaba a no ser que se reformase el PXOM.

La obra en sí, cuyo proyecto original data del año 1994, consistía en ampliar los carriles de una de las vías más sinuosas del municipio en relación al número de vehículos que por ella circulan a diario. Un enlace de vital importancia para conectar el barrio urbano de Xuvia y la parroquia de San Xiao con el acceso por Castro al polígono de Río do Pozo que fue presupuestado en torno a los 700.000 euros. De hecho, en el 94 se ejecutó una parte de las obras, pero solo en un pequeño tramo comprendido entre la rotonda de la carretera de Cedeira y el Pazo Libunca.

Pero la parte más peliaguda del proyecto correspondía a la zona más próxima a Xuvia y San Xiao, en donde se planteaba una modificación del trazado para que, en lugar de desembocar en la carretera de Castilla a pocos metros de la plaza del antiguo Concello, lo hiciese algo más arriba, junto a la finca de la que fue la factoría de cerámicas Santa Rita.

El Ayuntamiento inició la tramitación de la reforma puntual del PXOM en junio del 2008, después de que el proyecto diera varios bandazos por diversos departamentos de la Xunta. Se aprobó inicialmente en pleno el día 26 de ese mes y, en lo sucesivo, fue informado por diversos organismos, incluida la gerencia de Gestión del Patrimonio de Feve.

Poco más de un año después, con todos los beneplácitos necesarios, llegó la aprobación provisional en abril del 2009, y el pasado septiembre, la Xunta dejó en suspenso parte de las determinaciones acordadas, por lo que la Diputación modificó el proyecto para adecuarlo a las recomendaciones autonómicas y lo expuso al visto bueno de las direcciones generales de Patrimonio Cultural y de Infraestructuras del Ejecutivo gallego, para acabar, en mayo del 2010, con un informe favorable de la junta de gobierno de la Diputación.

Ahora, superados todos los trámites, la Administración provincial deberá plantear un nuevo plan de expropiaciones, que aún no ha sido entregado en el Concello, según argumentó ayer el alcalde de Narón, José Manuel Blanco. Eso implicará una actualización de los costes de la intervención y un nuevo plazo de exposición pública antes de que, finalmente, la Diputación pueda poner la mano encima del vial para reformarlo.

Votación
2 votos
Etiquetas
Xunta de Galicia Feve Comarca de Ferrolterra PXOM José Manuel Blanco Narón Urbanismo