«Monté mi negocio en Narón porque era más barato y los trámites son más ágiles»


La inmobiliaria Chaves está situada justo en la frontera entre Ferrol y Narón, en la carretera de A Gándara, en el barrio del mismo nombre. Su propietaria, Lola Chaves, explica que su negocio pertenece a territorio naronés aunque solo con cruzar la calle cambia de municipio. Esta joven de 33 años, natural de Cádiz, vive en Ferrol desde hace 14 años. Hace unos tres, dejó su trabajo como empleada en una inmobiliaria de la urbe naval y decidió montar su propia empresa. «Miré locales en el centro de Ferrol y también en esta zona, y me encontré que en Narón son mucho más baratos», señala.

No se lo pensó dos veces, ya que la ubicación le convenció de inmediato: «Tengo enfrente el hipermercado Alcampo, por aquí pasa toda la gente de Ferrol y también la de Narón». Añade que la administración naronesa es más «ágil» a la hora del «papeleo» que requiere abrir un nuevo negocio. «En Ferrol tardan días para darte una documentación. Son más quisquillosos», destaca. Comenta que «por mi trabajo estoy en contacto con los constructores, y dicen que en Narón hay mayor agilidad para pedir licencias y trámites así».

No nota grandes diferencias entre los recibos que paga por los servicios básicos en Doniños, donde reside, y en A Gándara. «No puedo comparar mucho porque, por ejemplo, en mi casa no tengo alcantarillado», matiza, aunque señala: «En luz pago más o menos lo mismo, pero en agua sí que pago mucho más por ser una empresa. Eso sí es algo que veo mal en Narón. Desembolso lo mismo que el bar de al lado, y consumo mucha menos agua. Debería haber un baremo que diferenciase entre tipos de negocios».

Le pone un único pero a estar ubicada justo en la frontera entre ambos municipios. «La carretera se inunda cada vez que llueve mucho, porque aquí al lado pasa el río», explica. Sin embargo, asevera, «ninguna de las administraciones lo arregla, se pasan la pelota uno a otro, y al final estamos igual».

Votación
0 votos