Amadino Pereira: «Los robots harán inevitable la renta básica»

Este abogado digital de 46 años es un experto en leyes de la industria 4.0, a medio regular. Fabrica drones y su bufete tiene sedes en Ourense, Celanova y pronto en A Coruña. Defiende a eléctricas y asesora sobre protección de datos en Internet, derecho al olvido o ciberfraudes. Pero su pasión es reflexionar sobre el impacto de la Inteligencia Artificial (IA) y los robots.

.

Redacción / La Voz 28/05/2017 12:24 h

Tras 25 años de ejercicio profesional, Amadino Pereira encuentra una nueva materia legal que estudiar: la economía digital, la robótica y la Inteligencia Artificial (IA). Él y varios letrados digitales quieren fundar la primera asociación gallega de abogados TIC, expertos en tecnologías de la información y la comunicación. Los cambios son inevitables. «Hace 20 años, un correo electrónico era rechazado en un juicio, en el que yo intervenía como letrado, como válida prueba documental, y hoy la realidad ha cambiado diametralmente. Hablamos de robots, de inteligencia artificial o de singularidad tecnológica y lo primero es definir estos conceptos con una perfecta delimitación conceptual técnica y jurídica», afirma este jurista. Frente a los tecnopesimistas ( Robert Gordon), Pereira dice que «es responsabilidad del hombre hacer que los avances tecnológicos repercutan en un mundo más justo, igualitario y amable».

¿Qué es una asociación de abogados TIC?

Abogados con interés por lo tecnológico que vemos que la Inteligencia Artificial (IA), la robótica, la automatización de procesos y toda la tecnología exponencial generan el reto diario de una continua innovación, que crean nuevas necesidades regulatorias o adaptaciones de las existentes. Dígame usted por qué se puede andar en bicicleta sin licencia y por qué se necesita para la moto. Pues lo mismo pasará con los robots. Podemos estar ante un robot vehículo, robot arma, robot juguete, robot táctico o un simple electrodoméstico o juguete, y será preciso regular cada modalidad.

¿Son los robots peligrosos?

Una vez que estén dotados de inteligencia artificial habrá que ver el potencial peligro en su toma de decisiones, en los errores de manejo, en las pérdidas de control o en la autoprotección. Se necesitará regulación legal, si es preciso un título habilitante para su posesión, propiedad o simple uso o quién responde ante un daño. ¿El propietario, el usuario o el fabricante?

¿Ve lagunas legales en la industria 4.0?

Estamos ante nuevos escenarios y realidades tecnológicas que interactúan entre sí y evolucionan exponencialmente impulsando avances cada día. Eso exige formas de regulación más dinámica. Fue curioso ver cómo el legislador se dio cuenta de un modo sorpresivo de que un artefacto volador pilotado por control remoto era una aeronave y había que regularla en ese ámbito. En España, derivó en una legislación de temporal y de urgencia.

¿Cómo es la ley cibernética en España?

Va al ritmo de los países del entorno. Se regula la protección de datos en la UE, en materia de drones, y entrará en vigor una nueva normativa definitiva, al tiempo que Jarus y Easa avanzan en sentar las bases que armonicen las legislaciones nacionales.

Como fabricante de drones, ¿qué falta?

En España, una normativa temporal constituida por el artículo 50 del Real Decreto 8/2014 regula el uso de drones hasta que salga de los fogones el nuevo Real Decreto que Aesa envió al Ministerio de Fomento, ahora en trámite de consulta.

¿Y las leyes sobre robots?

La cosa va más lenta y solo Japón y Corea del Sur han legislado en la materia. En la UE se han dado los primeros pasos por la europarlamentaria luxemburguesa Mady Delvaux, con la aprobación del Proyecto de Informe 2015/2103, que da recomendaciones a la Comisio?n sobre normas de Derecho civil sobre robo?tica.

Martin Ford advierte en su libro «El auge de los robots» de los riesgos de la robotización en el empleo. ¿Habrá paro excesivo?

Quizás los robots lleguen más que para ayudar a los obreros, para sustituirlos, porque es más rentable. Es lo que Ford denomina la ruptura del círculo virtuoso de la productividad. No se amortizarán todos los puestos de trabajo destruidos. Esto explica que en Finlandia, Utrech, Ontario o Suiza se pongan en práctica proyectos piloto de renta básica universal (RBU). Quién duda, por ejemplo, de que de los más de 4.000 trabajadores de limpieza municipales de Madrid como barrenderos, conductores o auxiliares, puedan ser sustituidos por robots y vehículos autónomos en horario nocturno. Es tecnología similar (láser, GPS) a los rumba que ya barren nuestras casas.

¿La renta básica es clave contra el paro?

No deseo la renta básica universal como solución, aunque soy consciente de que tal vez sea inevitable. No veo positivo un mundo masivamente subsidiado. Muchos hombres, sin el reto que cada día le representa el trabajo, dejarían de ser felices y apenas tendrían valor social ni económico, ni autoestima. A diferencia de los esclavos, que eran un bien valioso para sus amos, las poblaciones subsidiadas, como leía yo recientemente, no tendrían otro merecimiento que el que represente su fuerza de consumo y su poder electoral. Tendrían falta de confianza, abulia, abandono y depresión.

La IA ya está aquí (Watson, Siri) y Stephen Hawking teme que las maquinas sean los amos. ¿Lo ve viable?

Sin duda. Agotado el principio de Moore, por limitaciones físicas del tamaño de los componentes electrónicos, se abre paso disruptivamente la informática cuántica que puede dar lugar a superordenadores con velocidades desconocidas. Ray Kurzei anunció que en el 2045 la IA será superior a la inteligencia natural humana. Hay que mantener el control para no quedar sometidos a la terrible voluntad de la máquina.   

¿La industria o las universidades gallegas investigan en IA?

Sé que en la Uvigo hay una cátedra con ViewNext (IBM) en la que se hace alguna cosa de inteligencia cognitiva. En la USC, Senén Barro es la referencia. Trabajan sobre algoritmos de IA junto a Big Data y en la UDC, el centro CITIC tiene cosas en esas líneas de IA y Machine Learning.

¿Como abogado usaría IA para preparar sus casos y cribar sentencias?

Ya trabajamos inmersos en la IA. Nuestros smartphones son cien veces más potentes que todos los medios que cualquier bufete manejaba hace 30 años. Nuestros pecés tienen un potente software para la búsqueda selectiva, efectiva, quirúrgica y rápida de jurisprudencia y vigencias en legislación. Ya tenemos firma y expediente digital para presentar nuestros escritos judiciales. Hay despachos con aplicaciones para divorciarse al más puro estilo made yourself en los que el cliente configura su propia demanda. Y al otro lado del charco, un juez denegó la libertad a un acusado porque el algoritmo Compás lo consideró peligroso.

¿ Cuál puede ser la estrategia en Galicia para desarrollar el coche autónomo? 

Necesita de un marco legal propicio para el tráfico rodado y la inversión. Portugal está dando pasos en su mercado que no deben ser perdidos de vista. En Galicia tenemos una posición privilegiada en torno al clúster de la automoción (PSA) y esta ventaja competitiva debe aprovecharse para atraer la mejor de las plataformas de control autónomo que se vaya a instalar en los coches en cuya fabricación tenemos un know how incomparable.

¿Tiene algún proyecto en marcha?

Estoy entregado a Escolabs, un ambicioso proyecto tecnológico en el medio rural, en Celanova, dirigido a la evangelización (me gusta llamarlo así) y formación tecnológica de los chavales y no tanto. Damos cursos de programación, robótica, impresión 3D, iniciación a los drones, inglés inmersivo, refuerzo escolar, audiovisuales o música. Y preparamos unas jornadas TED.

«Estoy entregado a escolabs en celanova para formar a los chavales»

Votación
3 votos
Comentarios