Un paraíso termal al otro lado de la raia

Las Termas de Chaves, al norte de Portugal, cuentan con gran variedad de técnicas y servicios para la salud y el bienestar en un entorno romano-medieval. Sus aguas mineromedicinales, de composición ideal, brotan a 76 grados. La ciudad, junto con Verín, es la que concentra más densidad de manantiales con aguas de este tipo en toda Europa

.

19/06/2017 11:04 h

No hace falta conducir hasta Lisboa para descubrir los muchos encantos que alberga Portugal. Ni tampoco quedarse en Galicia para hacer una relajante escapada termal. Pasada la raia, a solo 20 minutos en coche de Verín se encuentra Chaves, una acogedora ciudad a orillas del Támega que es famosa por su arquitectura romano-medieval y, sobre todo, por las termas romanas de la antigua Aquae Flaviae. 

De aquellas quedan hoy los restos, que se pueden visitar, y a tan solo 5 minutos a pie se encuentra un auténtico «resort» de salud y bienestar: el complejo turístico termal Chaves Termas&Spa. Sus aguas bicarbonatadas-sódicas, fluoretadas y gaso-carbónicas brotan a 76 grados centígrados y, debido a su composición, están totalmente indicadas para contribuir a la mejora de patologías músculo-esqueléticas, cardio-circulatorias, de las vías respiratorias y hasta del aparato digestivo.

Este paraíso termal presente en el valle del Alto Támega -que se extiende a nuestro Val de Monterrei- es consecuencia de la falla tectónica de Corga, que atraviesa el territorio transfronterizo entre Galicia y Portugal. Esto explica que el área territorial que conforman Chaves y Verín contenga la mayor concentración de manantiales de aguas termales y mineromedicinales de Europa.

Para todos los bolsillos

Chaves Termas&Spa no es solo un spa, ni tampoco solo un balneario. Al acceder a sus instalaciones se abren un sinfín de tratamientos y servicios a disposición de todos los públicos y cuyos precios oscilan entre los 2 y los 100 euros, además de otros gratuitos como la hidropinia (o ingestión de agua termal caliente), altamente beneficiosa para el intestino, y alguna que otra consulta de hidrología médica.

A las técnicas de inmersión de las termas -que incluyen baños con o sin hidromasaje a los que se puede añadir fisioterapia asistida o la práctica del aquagym-, se suman distintos tipos de ducha de chorros a presión y a diferentes temperaturas, entre ellos, la hidropresoterapia, que mejora la circulación en las extremidades.

Otra de las técnicas más demandadas es la del vapor, con la que los usuarios pueden optar por el famoso baño turco o bien mantener la cabeza fuera mientras su cuerpo, en posición horizontal y dentro de una cámara, se beneficia de las aguas minerales, que tienen una acción calmante, vasodilatadora y antiinflamatoria.

Los servicios de bienestar termal también ofrecen circuitos combinados con las tres técnicas y que duran entre uno y tres días. Los clientes pueden elegir entre el energético, el relajante, el purificante, el equilibrador o el desintoxicante. Por último, y no menos importante, los aparatos de inhaloterapia -disponibles para niños y adultos- permiten someterse a procesos de nebulización, pulverización e irrigación nasal, además de disponer de aerosoles sónicos, para contribuir a la mejora del aparato respiratorio.

Más que agua

Si el agua es la atracción principal de las termas de Chaves, los tratamientos complementarios no se quedan atrás. El complejo dispone de distintas modalidades de masaje, fisioterapia y electroterapia. No faltan el drenaje linfático y la presoterapia, como tampoco la cinesiterapia (el tratamiento de lesiones mediante el movimiento), la aplicación de corriente de frecuencia media y baja y el uso dermatológico de la parafina y el parafango. Además, para dolencias como las varices está disponible un programa para piernas cansadas y un equipado gimnasio para la recuperación física mediante el ejercicio.

En su compromiso con la salud, el centro ofrece consultas médicas y de nutrición y hasta consultas y tratamientos de podología, además de servicios de control del colesterol o los triglicéridos.

El entorno de Chaves Termas&Spa tampoco tiene pérdida, ya que uno puede dar un paseo junto al río y cruzar el puente romano de Trajano, visitar el museo de las termas romanas o contemplar la Torre del Homenaje del Castillo Medieval para seguir disfrutando del relax que ofrece la encantadora ciudad portuguesa.

Votación
0 votos
Comentarios