¿Por qué estás cansada?

Es una consulta muy habitual en esta época del año. Los especialistas atribuyen esa inusual sensación de agotamiento, entre otras causas, al aumento de las horas de luz. Afecta a los dos sexos, pero se quejan más las mujeres.

.

16/06/2017 09:25 h

Todavía no ha terminado mayo, pero el cuerpo nos pide ya quitarnos el saio. La anochecida remolonea y el día parece no tener fin. Los días luminosos son un agradable adelanto del verano. Dan las nueve de la noche y no apetece marcharse para casa. En cambio, hace unas pocas semanas, cuando el reloj marcaba las ocho ya teníamos encarrilada la rutina nocturna de cena, baño, etc... Los días han ido a más y nuestra energía a menos. «El cansancio es una consulta muy habitual en esta época del año», explica Manuel Viso, médico especialista en Hematología del hospital San Rafael (A Coruña). Suele deberse a una alteración de los ritmos circadianos por el aumento de las horas solares y el reciente cambio horario. «Lo más probable es que esté relacionado con eso: el cambio horario, la luminosidad, los nuevos ritmos vitales... Si, al cabo de dos semanas, los síntomas de cansancio inusual no han desaparecido, hay que ir en busca de otras causas». ¿Hablamos de la famosa astenia primaveral? En parte sí, sumada al reciente cambio horario y a que los días son más largos; pero nuestro organismo es el mismo de siempre. Con el cambio de luz, el ser humano experimenta una serie de modificaciones en sus niveles hormonales habituales. Nuestro cerebro se acaba readaptando a esos cambios a través de los ritmos circadianos, -es decir, lo que nuestro cuerpo entiende por día y noche-, a través de sustancias como la melatonina y el cortisol. «Por esta época del año suelen pasar por la consulta pacientes que me preguntan por este tema», afirma Viso. El remedio está en una buena hidratación, dieta equilibrada y dormir las horas de sueño necesarias. El 40 % de los españoles se siente más cansado con el aumento de las horas de luz provocado por el reciente cambio horario, según una encuesta de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) realizada a 1.800 personas. Según el doctor Carlos Piñeiro, médico de familia, en otras ocasiones hay factores de tipo psicológico y cita la ansiedad o la depresión, como ejemplo. Piñeiro añade, además, la anemia como principal causa de la astenia y el cansancio en la mujer. «Si la paciente se siente así, hay que vigilar su estado. Normalmente, se hace una analítica y se prescribe hierro. Si se trata de un cuadro ansioso-depresivo, ya hay que hacer un abordaje más integral», manifiesta este médico de familia. Piñeiro apunta también, como otras posibles causas del cansancio, las apneas de sueño en las personas roncadoras o con dificultades para dormir y el síndrome de la fatiga crónica.

Cómo combatirlo

Con una alimentación rica y variada se pueden combatir fácilmente los síntomas de este «cansancio primaveral». Para ello, el patrón de la dieta mediterránea es el ideal. Hay que hacer cinco comidas al día y tratar de que sean ligeras, ya que los menús copiosos aumentan el malestar. También ayudan los frutos secos y los preparados como la jalea real (una sustancia que producen las abejas, rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, que la convierten en un reconstituyente rápido).

Si tomamos menos nutrientes de los necesarios, contribuiremos a empeorar la situación.

Una buena hidratación, cuidar las horas de sueño, mantener una constancia en la práctica de ejercicio físico (al menos 30 minutos diarios), disfrutar del buen tiempo y tomar el sol son otras recomendaciones.

Suele deberse a una alteración de los ritmos circadianos por el aumento de las horas solares y el reciente cambio horario»

Votación
10 votos
Comentarios