MAdrid / La Voz 19/06/2017 05:00 h

El PSdeG llegaba al congreso del PSOE en una situación muy complicada. Lleno de temores por su debilidad, propiciada por su prolongada dirección interina, y en medio de una fuerte división interna ampliada por el proceso de primarias a la secretaría general. Pero lo cierto es que, en lo que se refiere a la presencia en cargos orgánicos, sale bastante bien parado. La integración de Pilar Cancela en la ejecutiva como secretaria del área de Políticas Migratorias y PSOE del Exterior, incluso con un secretario ejecutivo de Política de Refugiados a su cargo, desmiente a quienes la daban por acabada tras su paso por la gestora y a los que daban por hecho que no tendría cargo u ocuparía un puesto menor. Además, Cancela formará parte de la comisión permanente, órgano reducido de la ejecutiva. Es obvio que un solo gallego entre 49 puestos no se puede considerar un triunfo, pero en la anterior dirección había también un solo gallego, el dimitido José Ramón Gómez Besteiro.

Entran Formoso y Caballero

Y tampoco le ha ido mal al PSdeG en lo que se refiere al comité federal. Los socialistas gallegos pasan de ocupar once puestos en ese órgano a disponer de trece. En este congreso tocaba relevar a cuatro y, además, entran dos más, con lo que hay seis caras nuevas. Son, por A Coruña, del presidente de la Diputación, Valentín González Formoso, y Diego Taibo; por Lugo, la alcaldesa de la capital, Lara Méndez; por Ourense, Bibiana Iglesias, miembro de la gestora del PSdeGM; y por Pontevedra, Gonzalo Caballero, firme aliado de Sánchez, y Maica Larriba. Salen de este órgano José Blanco, Mar Barcón, Carmela Silva y la propia Pilar Cancela. El resto de miembros del PSdeG que conservan su puesto en el comité federal serán relevados en el próximo congreso regional que, según avanzó ayer a La Voz la presidenta de la gestora y nueva integrante de la ejecutiva nacional, Pilar Cancela, se celebrará en septiembre u octubre.

A estas presencias en los dos órganos de dirección del PSOE se suma la de Abel Caballero que, a pesar de su enfrentamiento con Pedro Sánchez, tiene garantizada su presencia en las reuniones de la ejecutiva federal por el hecho de ser presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Caballero será así la única voz crítica en el nuevo equipo de dirección de los socialistas.

Como resultado de este congreso, dejará de ocupar un puesto en los órganos de dirección del PSOE la que probablemente sea la figura más destacada del socialismo gallego de las últimas décadas: el ex vicesecretario general del partido y exministro de Fomento José Blanco. A pesar de que en los últimos años existía la tradición de que todos los ex secretarios de Organización del PSOE, cargo que también ocupó Blanco, fueran miembros del comité federal socialista, esa tradición no se ha respetado en este caso. Como consecuencia, Blanco, uno de los dirigentes más implicados en la defensa de la candidatura de Susana Díaz y uno de los mentores políticos de Pedro Sánchez, queda marginado.

Votación
7 votos
Comentarios