Imagen:

La Audiencia de Madrid anula la condena por calumnias al «pequeño Nicolás» por acusar al CNI de espiarle

El tribunal considera que se vulneró su derecho a una tutela judicial efectiva por no admitir a un testigo «relevante»


La Audiencia de Madrid ha anulado la sentencia que condenaba a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el pequeño Nicolás, por un delito de calumnias por decir que el CNI le espió ilegalmente, al considerar que se vulneró su derecho a una tutela judicial efectiva por no admitir a un testigo «relevante».

En la sentencia,la Sección 15 de la Audiencia Provincial estima el recurso presentado por el joven contra la sentencia dictada en noviembre de 2016 por el Juzgado de lo Penal 25 que le condenaba a 4.320 euros de multa por calumnias por asegurar que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) le espió ilegalmente. Este fallo le absolvía de un delito de injurias.

La Sala, sin entrar al fondo del asunto, admite que se vulneró el derecho del joven a la tutela judicial efectiva porque no se admitió la declaración del comisario Eugenio Pino, ex director adjunto operativo de la Policía, que considera «relevante y pertinente».

Por eso anula la sentencia y el juicio por esta causa y que se retrotraigan las actuaciones al momento en el que se señaló el juicio, que deberá repetirse con un magistrado diferente. Contra este fallo no cabe recurso.

El CNI se querelló contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias por un delito de injurias graves a los ejércitos, clases o cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado por las declaraciones que hizo en sendas entrevistas en el diario El Mundo y en el programa «Un tiempo nuevo» en Telecinco.

Los días 22 y 23 de noviembre de 2014, el pequeño Nicolás (que había sido detenido el 14 de octubre de ese mismo año), dijo en varias entrevistas que le habían avisado de que su teléfono había sido pinchado por el CNI ilegalmente y que le constaba que ese organismo utilizaba esas prácticas con otras personas cuando «alguien representa un problema para personalidades del Estado».

Además, aseguró que la vigilancia a su teléfono había durado dos meses y que era una conducta habitual porque también se había hecho con el periodista que le había entrevistado, Eduardo Inda.

Esta causa contra el pequeño Nicolás es diferente a la que se sigue en el Juzgado de Instrucción 2 de la capital, dividida en diferentes piezas separadas, por presuntas actividades delictivas del joven.

Recientemente este juzgado procesó a Francisco Nicolás y a otras seis personas, entre ellas dos policías municipales y el excoordinador de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Emilio García Grande, por crear una red para obtener información policial y usarla a cambio de favores.

Votación
2 votos
Etiquetas
Pequeño Nicolás Audiencia Provincial
Comentarios