Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Torres dice que Corinna planteó impulsar una sociedad «opaca» a sabiendas del rey Juan Carlos

El socio de Iñaki Urdangarin ha afirmado que el abogado del rey Juan Carlos y Hacienda supervisaban Nóos y ha negado que la infanta Cristina «fuese el escudo fiscal» del entramado 

AgenciasPalma de Mallorca, 23 de febrero de 2016. Actualizado a las 20:08 h. 20

0
0
0
0

El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, ha manifestado que la noble alemana Corinna Sayn-Wittgenstein, amiga a su vez del Rey don Juan Carlos, aconsejó en un correo electrónico crear una estructura financiera opaca para poder cobrar en Londres por la puesta en marcha de distintos proyectos internacionales y «que no se supiera de dónde sale el dinero, con copia al Rey Juan Carlos y al jefe de la Casa de la Casa Real».

«Desde Nóos le dijimos que ni en broma. No estábamos ocultando nada y nuestra intención era canalizar proyectos deportivos», ha remarcado el acusado durante su declaración en el juicio del caso Nóos, en el que está siendo sometido a un intenso y minucioso interrogatorio por parte del fiscal anticorrupción Pedro Horrach.

Torres ha respondido en estos términos al ser preguntado sobre la estructura societaria que impulsó a nivel internacional presuntamente para evadir los ingresos obtenidos por el Instituto Nóos, y en el que jugaron un papel fundamental las mercantiles Blossom Hills (en Belice) y De Goes For Stakeholder Management (Reino Unido).

El abogado del rey Juan Carlos supervisaba Nóos

Diego Torres ha afirmado además que el abogado del rey Juan Carlos, José Manuel Romero, y Hacienda supervisaban periódicamente las actividades de la entidad y les daban su aprobación.

Torres ha asegurado en su declaración como acusado ante el tribunal de la Audiencia de Palma que el secretario de Nóos, Miguel Tejeiro, mantenía encuentros periódicos con Romero, «abogado del jefe del Estado, y le rendía cuentas» sobre lo que hacía la asociación sin ánimo de lucro que dirigía junto a Urdangarin.

«Además, cada año al llegar el mes de junio, el señor Tejeiro (su cuñado y también responsable de la gestión fiscal del Instituto) se reunía con un alto funcionario de Hacienda para que le revisará las declaraciones de impuestos (...), y se lo aprobaba», ha subrayado. 

Según Torres «eso que se ha dicho de que la infanta (Cristina) era el escudo fiscal (del entramado de Nóos) es absolutamente falso», puesto que la supervisión de la Agencia Tributaria era garantía de legalidad.

Firmaba documentos para que no apareciera Urdangarin 

Diego Torres ha asegurado que firmaba la mayoría de los documentos «por discreción», a pesar de que él era el vicepresidente del Instituto Nóos e Iñaki Urdangarin el presidente.

Ampliar imagen

Aseguró que eran ambos quienes tenían interés en llevar a cabo proyectos en otros países, pero fue él quien figuró como titular en la sociedad que crearon a propósito en Londres, De Goes Ltd.

«En la mayoría de los documentos y convenios, pese a que yo soy el vicepresidente, firmo yo la mayoría porque teníamos la costumbre, a lo mejor ahora desearía que hubiera sido de otro modo, pero no tiene la menor importancia. Teníamos la costumbre de 'pues mira, mejor que firme el vicepresidente y no salga la firma de don Iñaki por discreción'», ha detallado 

Niega el origen fraudulento de fondos que transfirió 

Diego Torres ha negado el origen fraudulento de los fondos que transfirió a varias cuentas de Luxemburgo y que presuntamente procedían de las actividades ilegales que urdió junto al exduque de Palma para apoderarse de más de seis millones de euros de las Administraciones públicas.

En un duro interrogatorio, el fiscal anticorrupción Pedro Horrach le ha exhibido numerosos documentos relativos a las transferencias efectuadas desde empresas ubicadas en el extranjero que habrían servido para ocultar el origen de dinero irregular, tras lo cual Torres se ha desvinculado de estas mercantiles justificando que «la única persona que a lo largo de mi vida se ha encargado de las cuestiones financieras y ha elegido bancos ha sido Miguel Tejeiro. Yo firmé los papeles que me pusieron delante».

«¿Entonces Tejeiro se lo coló?», le ha inquirido Horrach, respecto a lo cual ha subrayado que tenía «plena confianza» en su cuñado, para quien al inicio del juicio del caso Nóos le fueron retiradas las acusaciones que pesaban sobre él y, por tanto, será interrogado más adelante como testigo. «Dudo que haya algo de esto que no sea correcto. Empezaría a elucubrar sobre cosas que no conozco», ha espetado.

Al ser preguntado sobre la transferencia de 335.261 euros -supuestamente de origen ilícito- que ordenó, el 23 de noviembre de 2009, desde una cuenta que había abierto anteriormente en Andorra a otra de Luxemburgo, ha justificado que se trataba de ahorros de «los años 90 que decidí traspasar a un lugar financieramente más seguro, de la UE y que no fuese un paraíso fiscal».

Largo interrogatorio

El juicio que se celebra en Palma por el caso Nóos se ha reanudado este martes con el interrogatorio de Torres, que se prevé largo y con toda seguridad se prolongará durante varios días.

En concreto, la Fiscalía Anticorrupción reclama para el acusado 16 años y medio de cárcel -petición que Manos Limpias eleva a 22 y medio- por poner en marcha, junto al exduque, una estructura «hueca de contenido real» y «una maraña de facturación ficticia» para apoderarse de los más de seis millones de euros que obtuvieron de Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid.

Para ello, según el fiscal Pedro Horrach, utilizaron el Instituto Nóos como epicentro de la trama, al que manejaron «a su antojo» junto a otras mercantiles de su propiedad para que «operasen al servicio de sus intereses comerciales».

Firmaba los documentos para que no apareciera Urdangarin «por discreción»

Durante su declaración, Diego Torres ha asegurado que firmaba la mayoría de los documentos «por discreción», a pesar de que él era el vicepresidente del Instituto Nóos e Iñaki Urdangarin el presidente y añadió que aunque eran ambos quienes tenían interés en llevar a cabo proyectos en otros países, fue él quien figuró como titular en la sociedad que crearon a próposito en Londres, De Goes Ltd.

«En la mayoría de los documentos y convenios, pese a que yo soy el vicepresidente, firmo yo la mayoría porque teníamos la costumbre, a lo mejor ahora desearía que hubiera sido de otro modo, pero no tiene la menor importancia. Teníamos la costumbre de 'pues mira, mejor que firme el vicepresidente y no salga la firma de don Iñaki por discreción'», ha detallado ante el tribunal.

«Las secretarias iban a cobrar un talón al banco y si estaba la firma de don Iñaki siempre comentaban: 'fíjate me han dicho esto, me han dicho lo otro'. Teníamos esa costumbre, lo verá usted en todos los documentos», ha insistido sobre el hecho de que fuera él quien firmaba.

A la pregunta de si fue Urdangarin quien le pidió no firmar los documentos de la rama internacional de Nóos, Torres ha respondido: «No lo recuerdo, no creo que fuese ni siquiera así, supongo que sería la decisión natural».

Torres ha atribuido a Miguel Tejeiro la idea de la estructura internacional, que la Fiscalía sospecha que fue utilizada para que Urdangarin y Torres se apropiaran de los fondos públicos cobrados de las administraciones, y ha manifestado estar «sorprendido» de que no esté acusado en el juicio para poder explicarlo.

Publicidad

Comentarios 3