Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Ballester afirma que Matas ordenó pagar sin discusión lo que pedía Urdangarin

Finaliza en Palma la segunda sesión del juicio por el caso Nóos. El exdirector general de Deportes de Baleares admite la falsificación de actas para «vestir» órdenes de Jaume Matas y aclara que el marido de la infanta reclamó pagos al Gobierno balear cuando ya no estaba en Nóos. El excontable Miguel Tejeiro, primer absuelto del juicio

Europa Press Efe 09 de febrero de 2016. Actualizado a las 19:53 h. 12

0
0
0
0

Palma ha asistido hoy a la segunda sesión del juicio por el caso Nóos, una vista que ha dejado las contundentes declaraciones de uno de los principales «arrepentidos», el director general de Deportes del Govern balear, José Luis Pepote Ballester, cuya declaración se extendió durante unas cuatro horas (hasta las 14.30 horas), y la absolución de el excontable del Instituto Nóos Miguel Tejeiro.

La jornada se inició, precisamente, con la intervención de la letrada del sindicato Manos Limpias, Virginia López Negrete, quien justificó por qué ha retirado sus acusaciones contra Miguel Tejeiro, para quien reclamaba, en principio, once años de cárcel. Acto seguido, el tribunal ha acordado su absolución, por lo que excontable ha abandonado por tanto la sala donde se celebra el juicio del caso Nóos en el que, no obstante, deberá declarar como testigo. Deste martes son 17 los acusados que permanecerán en el banquillo.

Pepote Ballester inculpa a Matas y a Urdangarín

Posteriormente dio comienzo la primera de las declaraciones, la de José Luis Pepote Ballester, uno de los principales «arrepentidos» en el marco de estas investigaciones. El director general de Deportes del Govern balear del 2003 al 2007 ha explicado hoy en el juicio del caso Nóos que el entonces presidente autonómico, Jaume Matas, ordenó pagar sin discusión lo que Iñaki Urdangarin presupuestó por los proyectos que decidió encargarle.

Ampliar imagen

El exdirector general de Deportes balear, Pepote Ballester, en el centro, tras su declaración

«No se dudó en el precio» y «no había discusión ninguna», ha respondido reiteradamente Ballester a preguntas del fiscal Anticorrupción Pedro Horrach referidas a los contratos por un valor total de 2,5 millones de euros que el Govern presidido por Matas suscribió con Nóos.

A propuesta de Urdangarin, y por decisión directa de Matas, el Govern encargó a Matas la organización de dos foros sobre deporte y turismo en el 2005 y el 2006 por unos 2,2 millones de euros y en el 2004 le asignó por 300.000 euros la gestión de la oficina de seguimiento del patrocinio del equipo ciclista Banesto, que adoptó también el nombre de Illes Balears.

«Nunca se dudó de que había que contratarla con Iñaki Urdangarin» ni que había que abonarle los 300.000 euros que solicitaba, ha declarado el acusado, que presentó el proyecto del equipo ciclista a buena parte del gabinete de Matas y «todos sabían de parte de quién venía esa propuesta».

El presidente autonómico aprobó el patrocinio, que ascendía a 18 millones de euros, y ordenó que el Instituto Balear de Turismo y la fundación pública deportiva Illesport se dividieran el coste de la oficina de seguimiento que gestionaba Nóos. Ambas entidades asumieron la orden y la ejecutaron, porque sus dirigentes eran conscientes de que había que contratar sin cuestionarlo «a Iñaki Urdangarin y todo aquello que viniera de él», ha incidido.

«Si te dicen contrata, ese es el precio, nadie duda, y todos los que trabajan no ponen en duda en ningún momento y actúan para que eso se haga...», ha afirmado Ballester para justificar su anuencia a una forma de actuar que ningún miembro del Govern de Matas cuestionaba en aquel momento.

Respecto a la idea del foro de deporte y turismo, ha indicado que Matas le anunció a principios del 2005 que Urdangarin se lo había propuesto e iba a desplazarse a Palma para presentarlo formalmente al Govern balear, lo que hizo en la sede de la presidencia, el Consolat de Mar, acompañado de su socio en Nóos, Diego Torres.

Nóos, que comparaba las jornadas que proponía con el foro económico internacional de Davos, presentó para el primer Illes Balears Forum un presupuesto de 1,2 millones de euros que el Govern aceptó y pagó a través de la Fundación Illesport. «Así fue siempre el trabajo que se hizo (...), en ese momento me pareció de lo más normal. Nadie decía nada», ha sostenido.

El director general de Deportes de Baleares del 2003 al 2007, ha admitido también que la Fundación Illesport, que contrató al Instituto Nóos, falseó numerosas actas de su junta de patronos para «vestir» órdenes directas del entonces presidente autonómico Jaume Matas. Ballester ha declarado que la junta de patronos de Illesport, que conformaban responsables de varias consejerías autonómicas, solo se convocó una vez, aunque se redactaron actas de varias reuniones para avalar decisiones personales de Matas en el ámbito deportivo.

A preguntas del fiscal anticorrupción Pedro Horrach, el acusado ha constatado la falsedad de varios documentos. «Se llevaban a cabo las directrices que marcaba el presidente del Govern y presidente de la fundación», que le transmitía las órdenes directamente o a través de su jefa de gabinete, Dulce Linares, ha manifestado.

Ballester cree que Urdangarin le utilizó para obtener contratos públicos

El exdirector general de Deportes también ha asegurado que Iñaki Urdangarin utilizó su amistad para poder acceder a la Administración balear y obtener contratos públicos. Recuerda que en la época que el Govern balear contrató a la consultoría y después al Instituto Nóos que presidía Urdangarin, él tenía relación con la infanta Cristina y su marido. «La palabra sería utilizado pero te das cuenta con el tiempo y sobre todo viendo como se han acabado desarrollando los temas y cómo al final te das cuenta de que eres un pequeño instrumento. Alguna manera de ser utilizado puede que sí», ha admitido a preguntas de la abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete.

Urdangarin reclamó pagos al Govern balear cuando ya no estaba en Nóos

 El exdirector general de Deportes, Pepote Ballester ha declarado hoy ante el tribunal que juzga el caso Nóos que Iñaki Urdangarin le reclamó por teléfono varios pagos pendientes al Instituto Nóos a principios de 2007, cuando el esposo de la infanta Cristina ya no formaba parte de dicha entidad.

Según ha declarado Ballester, acusado en el caso Nóos, le «extrañó» recibir llamadas de Urdangarin reclamándole pagos, porque meses antes, en la primavera del 2006, le había informado de que se desligaba del Instituto Nóos.

«A partir de enero del 2007, la llamada de Diego, de Mario y las sucesivas de Iñaki hacia mí eran para cobrar, para que les pagara», ha afirmado el campeón olímpico de vela en 1996, quien ha precisado que le extrañó la llamada de Urdangarin y que así se lo manifestó. Le respondió que cuando entregaran el trabajo se les pagaría.

«Al final se pagó», ha relatado Ballester, que recibió directamente la orden de Jaume Matas en un encuentro que mantuvieron en el Consolat de Mar, sede de la presidencia, en la semana previa a las elecciones de mayo de 2007. «Me dice: 'Paga, mi preocupación es ganar las elecciones el domingo'», ha detallado.

El excampeón olímpico ha relatado al tribunal que ha colaborado para esclarecer los hechos investigados en el caso Nóos y en otras piezas desde que fue detenido en agosto del 2009 y decidió que «lo más lógico y conveniente era colaborar con la Justicia». «Contribuir a que la verdad o lo que para mí era lo que había sucedido, fuera cada vez más claro y poder esclarecer esos hechos», ha dicho.

En su escrito de acusación, el fiscal ya tuvo en cuenta la colaboración con la Justicia por parte de Ballester, como atenuante muy cualificada de confesión, y pide para él una condena de 2 años de prisión.

Durante el juicio deberá esclarecerse el presunto desvío de hasta 6,2 millones de euros públicos de los que se habrían apoderado tanto Urdangarin como su exsocio Diego Torres de Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid a través de una compleja maraña de empresas ficticias con el Instituto Nóos como epicentro de la trama.

La Fiscalía Anticorrupción reclama más de cien años de cárcel para catorce de los acusados, 19 y medio de ellos para el marido de la Infanta y 16 y medio para Torres.

Llegaron juntos, sin hacer declaraciones

La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, llegaron a las 8.50 horas al edificio de la Escuela Balear de la Administración Pública de Palma. Sin detenerse ante los periodistas, han entrado juntos a las dependencias.

El primero en llegar al edificio de la EBAP ha sido el abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, a las 8.31 horas; poco después el fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach y el letrado de la Abogacía de la comunidad autónoma de Baleares, Lluis Segura; y minutos después el expresidente del Govern, Jaume Matas, acompañado por su abogado José Zaforteza.

Más tarde han llegado también el exsocio de Urdangarin, Diego Torres y su esposa Ana María Tejeiro, con su abogado, Manuel González Peeters; así como el exvicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, el asesor fiscal Salvador Trinxet, y los hermanos Marco Antonio y Miguel Tejeiro, contable y secretario de Nóos, respectivamente, todos ellos antes de la infanta y Urdangarin.

La vista oral continúa el miércoles

El miércoles a partir de las 9.15 horas se reanudará el juicio por el Caso Nóos, previsiblemente con la declaración del exdirector de la Fundación Illesport de Baleares Gonzalo Bernal, según el orden propuesto por la Fiscalía.

Posteriormente, prestarán declaración el exdirector del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Juan Carlos Alía; el exsecretario de dicha entidad Miguel Ángel Bonet, y el expresidente Jaume Matas, todos ellos a propósito de los vínculos del Govern balear con el Instituto Nóos, al que pagó 2,5 millones.

Las declaraciones de los 17 acusados están previstas de martes a viernes hasta el 26 de febrero. A continuación, a partir del 8 de marzo, comparecerán los testigos, más de 350.

Publicidad

Comentarios 10