Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

La mujer maltratada que no deja que su exmarido vea a su hija no irá a la cárcel

El Gobierno concede el indulto parcial a María Salmerón, que hoy tendría que ingresar en prisión por un delito de desobediencia al incumplir el régimen de visitas. Deberá cumplir su condena con trabajos a la comunidad

Agencias La Voz 05 de febrero de 2016. Actualizado a las 17:34 h. 15

0
0
0
0

El Consejo de Ministros ha concedido finalmente el indulto parcial a María Salmerón, víctima de violencia machista que este viernes tenía que ingresar en prisión. La sevillana no irá a la cárcel, pero deberá cumplir su condena con trabajos a la comunidad. ¿Su delito? Incumplir el régimen de visitas de su hija con su exmarido, condenado por malos tratos.

La decisión, comunicada por la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Justicia Rafael Catalá, ha sido adoptada en contra del criterio del fiscal y el juzgado que la condenó a siete meses de cárcel. Catalá ha explicado que, aunque María Salmerón está condenada por incumplir reiteradamente este derecho del padre, el Gobierno ha tenido en cuenta «la realidad social de la madre que ha pretendido defender los derechos del menor».

La vida de María Salmerón lleva 17 años siendo un auténtico calvario. Contrajo matrimonio en 1999. En el 2001, víctima de vejaciones, insultos y agresiones sexuales decidió separarase de su marido. A partir de entonces libra una cruda batalla con el padre de su hija, condenado por malos tratos. En el 2009 perdió la custodia de la joven, que ahora tiene 15 años, por incumplir el régimen de visitas. Quince meses después la recuperó. A partir de ahí, la menor se cerró en banda. No quiso ver más a su padre. Y María, entre la espalda y la pared, acusada de desobediencia por la Justicia, prefirió respetar la decisión de su hija.   

El estupor social que provocó su historia obligó al Gobierno a replantearse su caso. En marzo del año pasado Catalá anunció que el trámite de su exención estaba en marcha. Este jueves, lo único que sabía al respecto Salmerón es que hoy debía ingresar voluntariamente en prisión. 

Catalá ya había adelantado que el caso tenía «cierta relevancia social» y que, ante el inminente ingreso en prisión, había una «especial urgencia» por tomar una decisión. Explicó que, pese a estar en funciones, según la Constitución y la Ley de Gobierno, el Ejecutivo podía hacer un trámite ordinario o de especial urgencia; así como que se había pedido un informe para saber si un gobierno en funciones podía adoptar acuerdos de otorgamiento de indultos.

La medida se ha tomado, además, pese a que los informes -preceptivos, pero no vinculantes- de la Fiscalía y del tribunal que la había condenado eran desfavorables. Ya existían precedentes en España de indultos concedidos por el Gobierno contra la opinión del juez y del fiscal que llevaron el caso, entre ellos, el de Emilia Soria, la joven de Requena (Valencia) que fue condenada a un año y 10 meses de prisión por gastar 200 euros en pañales y comida para sus hijos pequeños de una tarjeta de crédito que se había encontrado en la calle

«No sé de dónde voy a sacar dinero para la multa»

Salmerón se ha mostrado «muy contenta» con el indulto. Considera que el Gobierno, de este modo, «ha mirado lo que debería de mirar, no solamente los papeles, sino también a las personas, que es lo que hay que hacer, legislar para que estas cosas no vuelvan a ocurrir». No obstante, ha señalado que el indulto parcial aprobado ahora para una condena de seis meses de prisión por unos hechos del 2009 conlleva una multa y trabajos en beneficio de la comunidad, pero ha aseverado que «no tiene dinero» y tiene «todo hipotecado y embargado». «No sé de dónde voy a sacar el dinero para la multa», ha dicho.

«Como soy tan mala, para que me reinserte tengo que realizar trabajos en beneficio de la comunidad», ha aseverado María Salmerón, quien ha explicado que el Gobierno ya le concedió un primer indulto parcial en relación a una condena de un año de prisión y le fue fijada una multa de 2.190 euros y trabajos para la comunidad, ejerciendo entonces de auxiliar de enfermería en el cuidado de personas mayores.

Respecto a la multa, ha abogado por «poner una bolsa solidaria» y que cada ciudadano que quiera aporte un euro para poder pagarla, punto en el que ha lamentado que «lo malo es el daño a los niños con este régimen de visitas a los maltratadores», por lo que ha opinado que «es el momento de que jueces y fiscales se preparen y se dediquen a lo que tienen que hacer, proteger a los menores de esta lacra».

Sobre Salmerón pesan otras sentencias condenatorias pendientes de ejecución, por lo que el asunto no está cerrado del todo. 

Publicidad

Comentarios 3