Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Un testigo afirma que Raquel Gago pudo ver a Triana meter el bolso en el coche tras la muerte de Isabel Carrasco

Una vecina alertó a la Policía de la presencia de Montserrat en el entorno del domicilio de la víctima

EFE | Europa Press, 26 de enero de 2016. Actualizado a las 16:21 h. 4

Ampliar imagen

Julio Mozo, el controlador de la ORA con el que habló Raquel Gago.

0
0
0
0

El controlador de la ORA Julio Mozo ha afirmado que la policía local Raquel Gago pudo ver cómo Triana Martínez metía en su coche un bolso que contenía el revolver con el que minutos antes su madre, Montserrat González, había matado a la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

Durante su declaración como testigo ante el tribunal que juzga este caso, Mozo ha explicado que se encontraba conversando en la calle con Raquel Gago cuando llegó Triana y escuchó cómo le pedía que abriera el coche. «Vi llegar a una joven por la calle Lucas de Tuy y con cierta prisa dijo a Raquel 'abre el coche' y añadió 'ahora mismo vuelvo, voy a la frutería', después de lo cual Raquel siguió hablando conmigo», ha explicado el testigo.

En este sentido, el controlador de aparcamiento ha señalado que Raquel pudo ver cómo metían algo en su coche porque en su posición tenía una visión completa del vehículo, aunque él no se percató. También ha añadido que, aunque estaba hablando con Raquel, no se percató de la llamada telefónica de 17 segundos que le hizo Triana.

Ampliar imagen

La policía local Raquel Gago

Sí ha manifestado que la acusada dijo: «¡joder, cuánto tarda esta tía!» al no regresar Triana, que se dirigió desde allí hasta el lugar donde tenía aparcado su coche, donde fue detenida junto a su madre. Raquel y Triana han declarado que se encontraron casualmente en la calle y la segunda afirma que introdujo el arma en el coche sin que lo supiese su amiga, mientras que el fiscal sostiene que fueron cómplices en el plan urdido por Montserrat González para matar a Isabel Carrasco.

El novio de Isabel Carrasco: «Desde que la vi tirada mi vida se acabó»

El novio de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, Jesús Luis López Brea, ha afirmado que Montserrat González, asesina confesa de la dirigente del PP, le pidió ayuda para que le dieran a su hija, Triana Martínez, la plaza de ingeniero de telecomunicaciones a la que aspiraba en esa institución.

Ha explicado que madre e hija se acercaron a él en varias ocasiones para pedirle que intercediera ante Isabel Carrasco para que la favoreciera en la oposición que se iba a convocar para otorgar en propiedad la plaza que Triana ocupaba como interino. Ha dicho que sólo en una ocasión se lo comentó a Isabel Carrasco y que ésta le contestó que lo que tenía que hacer la joven, si quería la plaza, era preparar el examen.

También ha declarado que nunca le dio la sensación de que a su novia le gustaran las mujeres, tal y como ha declarado Triana Martínez, que ha denunciado que sufrió acoso sexual por parte de Carrasco.

López Brea ha señalado que Isabel Carrasco nunca le comentó que Triana Martínez hubiese estado en el piso del Paseo de la Condesa Sagasta que ambos compartían, tal y como ha declarado la joven.

Durante su declaración Triana describió la casa y afirmó que la cocina era pequeña, lo que ha negado López Brea.

Ha explicado que conoció a Triana en un congreso del PP celebrado en Valencia y que, posteriormente, coincidió con ella y su madre en algunas cenas del partido. «Desde el 12 de mayo del 2014, cuando vi a Isabel tirada en el suelo, mi vida se acabó y desde entonces estoy intentando recomponer mi vida, aunque no sé de que forma ni de qué manera», ha señalado el novio de Isabel Carrasco, quien ha explicado que no tiene «nada» y que está en el paro tratando de encontrar trabajo.

Martínez tilda de «patraña» el supuesto acoso sexual

Ampliar imagen

Manuel Martínez, sucesor de Isabel Carrasco en la Diputación de León

Marcos Martínez, vicepresidente de la Diputación de León cuando Isabel Carrasco fue asesinada, ha asegurado que el episodio relatado por Triana Martínez, en el que afirma que la víctima «la besó y la entró» e intentó mantener relaciones sexuales con ella es «una patraña terrible». «Es de lo más feo que he oído en mi vida», ha relatado.

Martínez, sucesor de Carrasco en la Institución provincial tras su muerte hasta su imputación en la trama de corrupción Púnica, ha explicado que la víctima era una de sus mejores amigas y que el día que fue asesinada comió con ella, pero que se separaron porque Isabel Carrasco tenía que ir a cambiarse de ropa a su casa. Posteriormente, habían quedado en la sede del PP de León para acudir con otros miembros del partido a un mitin del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Valladolid. «No habíamos quedado a una hora concreta, solo que a las 17.30 salíamos para Valladolid al mitin», ha añadido durante la sesión de este martes del procedimiento que juzga a las tres implicadas en la muerte de Isabel Carrasco, la autora confesa Montserrat González, su hija Triana Martínez y la policía local Raquel Gago.

Ampliar imagen

Montserrat y Triana, durante el juicio por el asesinato de Isabel Carrasco

Marcos Martínez ha manifestado que en torno a las 17.15 horas aproximadamente llegó hasta el final de la pasarela sobre el río Bernesga para encontrarse con Isabel Carrasco y cruzar juntos hasta la sede popular. En ese momento, ha dicho, oyó las «detonaciones», los disparos que acabaron con la vida de la política leonesa, pero pensó que «podían ser petardos». Sobre tres o cuatro minutos después, ha agregado, se cruzó y se dio la vuelta y vio venir en moto al novio de Isabel Carrasco y a dos motoristas de Policía «con sirenas encendidas». «Inmediatamente llamé por teléfono a Isabel, accedí a la pasarela cuando no me cogía el teléfono y corrí hasta llegar a ella. La policía me impidió llegar», ha insistido, en referencia al lugar donde se encontraba ya el cuerpo sin vida de la víctima.

Triana le pidió las preguntas del examen

Marcos Martínez también ha negado que Isabel Carrasco «obstaculizara» las aspiraciones políticas de Triana Martínez, en las listas del PP de Astorga, y también que la presidenta de la Diputación impidiera sus pretensiones laborales en la Institución Provincial, donde trabajó de ingeniero en Telecomunicaciones, o en empresas ajenas. Además, ha relatado que Triana le había pedido a la propia Isabel Carrasco las preguntas del examen de la oposición para acceder en propiedad a la plaza de ingeniero en Telecomunicaciones de la Institución Provincial y también a él mismo.

«Me dijo que tenía que darle las preguntas del examen porque no había estudiado absolutamente nada, pero le dije que no, que no disponía de ellas y que aunque las tuviera tampoco se las iba a dar», ha aseverado Martínez.

El testigo también ha contado que en otra ocasión Triana Martínez, acompañada en este caso de su madre, Montserrat González, acudió a la sede de la Diputación para reunirse con él. «Un ordenanza me comentó que no se iba a ir hasta que no hablara con ambas, por eso salí al pasillo para hablar con ellas». En esa conversación, ha precisado, Triana y su madre le reprocharon «cómo podían haberles hecho eso» y que eran «unos sinvergüenzas» por reclamar a Triana una cantidad que supuestamente había percibido de más durante su periodo laboral en la Diputación.

Una vecina denunció los seguimientos

Durante este martes, también ha prestado declaración una vecina de Isabel Carrasco, María, que vivía en el momento del crimen en el portal contiguo y que alertó a la Policía de la presencia de Montserrat González «casi a diario» en las inmediaciones del domicilio de la política leonesa.

La testigo ha manifestado que Montserrat iba siempre acompañada de un bolso de paño negro, y que en muchas ocasiones «se escondía entre los árboles» existentes en un paseo cercano. Aunque no siempre, en muchas ocasiones, según la declarante, iba acompañada de su hija Triana Martínez.

María ha sido la primera en abrir la sesión de este martes en la Audiencia Provincial de León dentro del procedimiento que juzga el crimen de Isabel Carrasco, ocurrido el 12 de mayo de 2014.

La vecina de la víctima ha declarado ante el tribunal del jurado que la presencia de Montserrat comenzó en enero del 2014 y se prolongó hasta el mes de marzo, momento en el que ella llamó a la Policía. Además, ha explicado que en un primer momento identificó a Montserrat como una escolta, pero que después al ver que cojeaba pensó que podría estar planeando un «atentado». 

Esta vecina, además, ha negado que viera en momento alguno a la policía local Raquel Gago en las inmediaciones del domicilio de Carrasco.

Publicidad

Comentarios 0