Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Pedro Sánchez comunica al rey que solo se someterá a la investidura si Rajoy fracasa

El líder del PSOE informa a Felipe VI que no apoyará «un Gobierno de Mariano Rajoy ni del PP»

Europa Press | EFE, 22 de enero de 2016. Actualizado a las 16:24 h. 4

0
0
0
0

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha confiado este viernes en que, si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, fracasa en su investidura, podría entenderse con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para formar un Gobierno «de progreso». «Los votantes de Podemos y los votantes socialistas no entenderían que no nos entendiéramos», ha afirmado.

Así lo ha señalado en la rueda de prensa posterior a la audiencia que ha mantenido con el rey en Zarzuela, dentro de la ronda de consultas abierta por Felipe VI para proponer a un candidato a la Presidencia del Gobierno, y en la que, según ha dicho, ha tenido conocimiento de la oferta de pacto de Iglesias.

El líder socialista ha agradecido la propuesta puesta encima de la mesa por Iglesias de formar Gobierno con el PSOE e Izquierda Unida, y ha subrayado que está dispuesto a hablar con él y con IU de «políticas» y, después, de las personas que podrían formar parte de un hipotético Gobierno tripartito. Sánchez ha rechazado pronunciarse sobre si aceptaría que Iglesias fuera su vicepresidente, como ha propuesto el líder de Podemos, y ha insistido en que lo primero es hablar de políticas y después de «cómo se conforma ese gobierno».

Eso sí, ha recalcado que está por el entendimiento, porque, ha dicho, es lo que quieren los votantes socialistas y de Podemos, y ha apuntado que, si no llega a buen puerto no va a ser por el PSOE. «Les puedo asegurar que por mi parte no va a ser», ha dicho.

«Hoy es el tiempo de Rajoy»

En todo caso, Sánchez ha hecho hincapié en que ahora es el turno de que el presidente del PP, Mariano Rajoy, presente su investidura al Congreso y así se lo ha trasladado al monarca en su conversación, de la que no ha querido hablar por boca de Felipe VI. También lo ha advertido cuando se le ha preguntado si el Rey le ha trasladado la posibilidad de que le encargue a él antes que a Rajoy la formación del Gobierno, dado que tras la ronda de conversaciones que termina este viernes parece que el PSOE tiene más apoyos que el PP.

Pero sí ha explicado cuál es su postura ante esta posibilidad. «Le he dicho que soy un político que hace lo que dice y el 21 de diciembre lo dije claro, que la democracia tiene sus plazos, tiene sus procedimientos, que no hay atajos, y, en consecuencia, hoy es el tiempo de Rajoy», ha afirmado.

Sánchez ha recalcado que el PP fue la primera fuerza en las elecciones y tiene «el derecho» e incluso «el deber y la obligación» de presentar su investidura en el Congreso de los Diputados. Por su parte, ha reiterado que los socialistas han decidido por «unanimidad» que el voto del PSOE debe ser negativo, a Rajoy y a cualquier otro candidato del PP que se presentara.

Tiende la mano «a izquierda y a derecha»»

A partir de aquí, ha subrayado que si el presidente del Gobierno en funciones no logra formar gobierno, el PSOE va a responder a su «responsabilidad» y va a tratar de liderar el cambio, para lo que quiere tender la mano «a izquierda y a derecha». Así, ha garantizado que, cuando llegue su momento, hablará con Iglesias, pero también con Alberto Garzón, de IU; con Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y con el resto de formaciones políticas. Y a todos les ofrecerá los ocho grandes acuerdos que quiere impulsar desde La Moncloa.

«En democracia son fundamentales los plazos y los procedimientos y, en consecuencia, hoy tiene la palabra el señor Rajoy. Vamos a esperar a que el señor Rajoy presente su candidatura para ser investido y, si fracasa, el PSOE hará lo que le toca hacer», ha dicho.

Sánchez ha rechazado adelantar acontecimientos y esperar a los plazos que ha marcado, pero ha dejado abierta la posibilidad de un gobierno con Podemos. De hecho, ha dicho que siempre, desde el pasado 21 de diciembre, ha querido trasladar a la opinión pública que los votantes de Podemos y el PSOE «no entenderían» que ambos partidos no se entendieran.

Así, ha agradecido la oferta de Iglesias, de la que, según ha dicho, le ha «informado» el rey. De hecho, ha ironizado con que ha entrado en Zarzuela «sin un gobierno» y cuando ha salido ya tenía «todos los ministros y ministras nombrados».

Recuperando el tono serio, Sánchez ha recalcado que ese entendimiento tiene que basarse «en la confianza» y ha asegurado que las conversaciones, cuando se produzcan, serán «con luz y taquígrafos», e incluso «por streaming», retransmitidas en directo por internet. «No tengo ningún problema, al contrario, encantado de que se hagan (de esta manera), porque así los españoles verán cómo el PSOE está en lo concreto, en las políticas y en resolver los problemas de la gente y no tanto en los sillones», ha dicho.

Además, se ha mostrado convencido de que su partido le daría el visto bueno para conformar este gobierno, porque el PSOE ya ha dejado claro, en la resolución que aprobaron de manera unánime en el Comité Federal del pasado 28 de diciembre, que lo que quieren es que el PP y Rajoy deje el gobierno y se abra camino un gobierno progresista y reformista.

Dice que está cumpliendo con el mandato del PSOE

Preguntado por la condición que fijaba esa resolución para no mantener conversaciones con partidos que defiendan la autodeterminación, Sánchez se ha mostrado convencido de que las negociaciones con Podemos cumplirían ese requisito. Sánchez ha asegurado que está dando los pasos que le pidió el Comité Federal y está «cumpliendo» con la resolución. También ha dicho que no buscará el apoyo de partidos indepedentistas para su investidura, pero no ha querido comentar las palabras de algunos dirigentes de su partido, como el presidente de Aragón, Javier Lambán, rechazando también una colaboración «pasiva», con una abstención.

Y tampoco ha valorado las exigencias de PNV para negociar, pidiendo un nuevo estatuto para el País Vasco basado en el derecho a decidir y cambios en la política penitenciaria. Sánchez ha recalcado que su manera de actuar durante los últimos meses, y su apoyo a la legalidad junto a Rajoy en respuesta al proceso independentista en Cataluña, demuestran cuáles son sus «prioridades».

La llegada a Zarzuela

Con un «¿Qué tal, Pedro?», Felipe VI se ha dirigido sonriente a su invitado en el salón de audiencias para estrecharle muy cordialmente la mano, un saludo al que Sánchez, con traje y corbata azul oscuros, ha contestado con un «¿Qué tal, señor?» igualmente sonriente.

Sánchez, que ha llegado al palacio cinco minutos antes de mediodía, ha posado junto al rey tras los saludos para los medios gráficos mientas ambos intercambiaban breves comentarios distendidos e, instantes después, el jefe del Estado ha invitado al líder socialista a acompañarle a su despacho para mantener allí la reunión.

Aunque habrá de ser Felipe VI quien comunique al presidente del Congreso tras la ronda de consultas el nombre del candidato que se someterá a la sesión de investidura, nadie duda ya que será Mariano Rajoy, de modo que Sánchez aún no ha iniciado contactos para intentar formar gobierno porque, según ha argumentado su partido, «es muy respetuoso con los tiempos».

El PSOE ha precisado que, una vez que la investidura de Rajoy sea rechazada en el Congreso, su secretario general hablará tanto con Podemos e IU como con Ciudadanos, pero en ningún caso tratará de formar gobierno «a cualquier precio» y siempre dialogará sobre propuestas, no sobre «una suma aritmética de escaños».

Sánchez ha llegado a la Zarzuela minutos después de que abandonara la residencia oficial del rey el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, quien ha abierto este viernes la agenda de reuniones del jefe de Estado en la última jornada de su ronda de consultas con los partidos políticos parlamentarios.

El encuentro del monarca con Rajoy previsto para las 17:00 horas cerrará la ronda de consultas y, tras esta reunión, Felipe VI habrá de convocar al presidente del Congreso, Patxi López, para comunicarle el nombre del candidato que debe someterse a la votación de investidura, si bien es aún pronto para saber cuándo tendrá lugar esa comunicación.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 1