Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Rajoy, víctima de una broma telefónica con un imitador de Puigdemont

El presidente responde al supuesto líder de la Generalitat y se muestra a favor de entrevistarse con él

La Voz 21 de enero de 2016. Actualizado a las 20:48 h. 22

0
0
0
0

Mariano Rajoy descartaba hace unos días mantener una reunión con el nuevo presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont. Ni presencial ni telefónica, decía. Fuentes del Ejecutivo aseguraban que el presidente en funciones no iba a atender por el momento las reclamaciones de otros partidos de abrir cauces oficiales de diálogo con la Generalitat, y ni siquiera barajaba mantener un encuentro con la excusa protocolaria de recibir a un presidente autonómico nuevo.

Sin embargo, Mariano y Carles han hablado esta mañana por teléfono para concertar un encuentro. O por lo menos de eso estaba convencido el presidente del Gobierno hasta confirmar que quien le había llamado por teléfono no era el recién nombrado jefe del Ejecutivo catalán, sino un imitador desde la emisora de Ràdio Flaixbac.

El presentador de la cadena ha confirmado que contactar con el mismo presidente del Gobierno es más fácil de lo que parece y, sobre todo, que Mariano Rajoy no tiene ningún inconveniente en mantener esa reunión.La llamada la ha realizado un tal Marc Casanova, que se ha presentado como adjunto a la consejería de Presidencia de la Generalitat catalana, para solicitar hablar con el presidente. Pasado el primer escalón, la llamada ha sido pasada a la secretaria de Mariano Rajoy, quien ha explicado que este se encontraba reunido y ha pedido un número de teléfono para devolver la llamada en cuanto estuviera libre. No obstante, el presunto asistente de Puigdemont ha ha insistido en llamar más tarde; quince minutos después han conseguido hablar con el mismo Rajoy.

En una charla muy cordial, «Encantado de hablar con usted, ¿Cómo va la vida?», pregunta el imitador, mientras que Rajoy recuerda que ambos se conocieron en la inauguración del AVE en Girona, «cuando era usted alcalde». «Tendríamos que buscar un día, ahora que hay un nuevo interlocutor, para empezar con buen pie», propone el falso Puigdemont, a lo que Rajoy responde con un claro «Muy bien, muy bien».

«Yo le propongo una cosa: como esta semana está el rey con las consultas, según como quede este asunto [?] yo creo que el lunes 25 le puedo llamar y ya fijamos una cita». Y a continuación le confiesa que tienen «la agenda muy libre, con lo cual la podemos fijar para 24-48 horas».

En ese momento, el imitador deja el micrófono al periodista Carles Pérez, quien le confiesa que se trata de una broma y le reconoce que no esperaban que llegara tan lejos. Tras unos segundos de silencio Rajoy ha salido airoso de la situación y, aunque ha soltado un «Esto no es serio», ha sabido responder como lo que era, una broma radiofónica. Antes de colgar, se ha interesado por la emisora desde la que se le ha llamado y los autores de esta broma ha aprovechado para lanzar un mensaje al Gobierno «que rebajen un poco la tensión» y que «hablando se entiende la gente».

Publicidad

Comentarios 15