Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Patxi López pide diálogo contra la incertidumbre

El socialista vasco se convierte en el presidente del Congreso con menos apoyo de toda la democracia y el primero que asume el cargo sin pertenecer al partido con más diputados

La Voz 14 de enero de 2016. Actualizado a las 02:39 h. 14

0
0
0
0

La undécima legislatura de la democracia inició el miércoles su andadura plagada de incertidumbres. La primera, la de su propia duración, dado que ante las dificultades para formar una mayoría para investir a un presidente del Gobierno, la hipótesis de una repetición de las elecciones parece cada vez más probable. Pero, además de por su incierto futuro, la legislatura arranca marcada por el estreno de dos nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, por el gran número de caras nuevas en los escaños y la despedida de parlamentarios históricos.

Por primera vez en democracia, el presidente del Congreso no será del partido que cuenta con más diputados. Como estaba previsto, el socialista y exlendakari Patxi López fue elegido en segunda votación por mayoría simple con 130 votos a favor del PSOE y de Ciudadanos, convirtiéndose así en el presidente con menor apoyo de la democracia, frente a los 70 que obtuvo la candidata de Podemos, Carolina Bescansa. Ese resultado es el fruto de un acuerdo a tres bandas entre el PSOE, Ciudadanos y el PP, que retiró a su candidato tras asegurarse tres puestos en al mesa, incluida la vicepresidencia primera, que junto a los dos de Ciudadanos otorgan a estos dos partidos la mayoría en cualquier decisión de este órgano. El PSOE y Podemos tendrán también dos puestos cada uno. Dolido con ese acuerdo, Podemos rechazó apoyar a Patxi López y presentó por ello finalmente a su propia candidata a la presidencia del Congreso.

Consciente de las enormes dificultades que encontrará en el ejercicio de su cargo en un Parlamento fragmentado como nunca y sin mayorías claras, López hizo en su primer discurso una llamada al diálogo y reclamó «ayuda, colaboración y compromiso» a los grupos parlamentarios, sobre los que, pese a las discrepancias, aseguró que es «más lo que nos une que lo que nos separa». Destacó también la pluralidad y diversidad del nuevo Parlamento e hizo una llamada para que las minorías no sean marginadas.

Formas variopintas de acatar

De esa diversidad dieron muestra las variopintas fórmulas empleadas para asumir el cargo. Los diputados de Podemos prometieron acatar la Constitución «para cambiarla» y añadieron cada uno una coletilla de su propia cosecha. Desde «un país con su gente», por la que optó Pablo Iglesias, puño en alto, hasta la más lírica «porque fueron somos porque somos serán», dicha en catalán, que utilizó Íñigo Errejón, pasando por el «por imperativo legal prometo baixo os principios do mandar obedecendo. Ao servizo da cidadanía, do povo galego. O povo é quem máis ordena», que usaron los representantes de En Marea. El diputado de ERC Gabriel Rufián prometió «por imperativo legal hasta la consecución de la futura república» y, al igual que otros compañeros, lanzó un «visca Catalunya lliure». Y también por imperativo legal prometieron los diputados del PNV.

Dentro de cinco días, la Mesa del Congreso conformará definitivamente los grupos parlamentarios. Este órgano rechazará la pretensión de Podemos de dividirse en cuatro grupos y permitirá a Democracia i Llibertat formar el suyo pese a incumplir los requisitos.

Publicidad

Comentarios 3