Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Rechazada la petición de Diego Torres para que declarasen Juan Carlos I y Felipe VI

Horrach acusa al exsocio de Urdangarin de querer convertir el juicio en un «reality show» citando a Corinna o Irene de Grecia

Efe 11 de enero de 2016. Actualizado a las 22:32 h. 6

0
0
0
0

El abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, ha ratificado ante el tribunal del caso Nóos en su petición de que se llame a declarar como testigo al rey Juan Carlos, porque considera significativas las pruebas en las que se hace referencia a supuestas mediaciones en favor de su yerno.

Peeters ha señalado que para su estrategia de defensa sería relevante que se admitiese su solicitud respecto al anterior jefe del Estado, al que se ha referido como el «suegro del señor Urdangarin». También ha aludido a su «cuñado», el rey Felipe VI. Ambos testimonios fueron requeridos en su escrito de defensa por el defensor de Diego Torres y su esposa, Ana María Tejeiro, pero fueron rechazadas inicialmente por el tribunal. 

La presidenta del tribunal, Samantha Romero, ha recriminado al abogado que la sala ha tenido «demasiada consideración» hacia él por la forma en la que presentó las pruebas documentales y testificales que pedía para el juicio. «Precisamente no ha facilitado usted la ponderación de la sala de las pruebas que propone porque ha propuesto sin indicar a qué se refería la prueba, ha habido que analizar uno a uno para analizar la pertinencia», ha dicho la presidenta y ponente del tribunal de la sección primera de la Audiencia de Palma. 

El fiscal Anticorrupción Pedro Horrach ha acusado a la defensa del exsocio de Urdangarinde intentar convertir el juicio en un «reality show» al pedir que declaraciones no justificadas de testigos como las princesas Corinna o Irene de Grecia. Horrach ha actuado como portavoz de las seis acusaciones para responder a las pruebas testimoniales solicitadas por el abogado defensor de Torres, Manuel González Peeters, y ha criticado que quiera convertirlo «en una ceremonia para distracción del vecindario» cuando «ya es suficiente el interés mediático que genera este juicio». Según el fiscal, la intención de que pida esos testigos es «desviar la atención, difuminarla y convertir este juicio en un 'reality show'», hay además entre 40 o 50 testificales que ya estaban admitidas por el tribunal.

El lapsus de Peeters

Un lapsus ha desatado las risas en la sala donde se celebra en Palma el juicio del caso Nóos: el abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, se ha referido a sí mismo como «heterodoxo sexual», aunque de inmediato ha corregido el adjetivo y ha precisado que quería decir «heterodoxo procesal».

Tras prácticamente siete horas de vista oral, el error de González Peeters ha relajado espontáneamente el ambiente en el juicio con un ataque de hilaridad. «Es un lapsus linguae», ha justificado el letrado entre risas durante su intervención en defensa de la admisión de pruebas inicialmente rechazadas por el tribunal.

Momentos antes, seguramente como producto del cansancio, el abogado barcelonés ha confundido el órgano ante el que se celebra el juicio, la Audiencia de Palma, con la Audiencia de Barcelona

Publicidad

Comentarios 1