Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

El Rey preside su segunda Pascua Militar 

La ceremonia de este año es la primera que se celebra con un gobierno en funciones, al que no se ha hecho referencia durante los discusos, centrados en la amenaza terrorista

Agencias 07 de enero de 2016. Actualizado a las 01:26 h. 9

0
0
0
0

El Rey, acompañado de Letizia Ortiz, ha presidido este miércoles la Pascua Militar en una ceremonia, la primera con un gobierno en funciones, que se celebra en el Palacio Real y a la que han asistido aproximadamente unos 150 invitados, entre militares y guardias civiles.

Con uniforme de gala de capitán general del Ejército de Tierra, Felipe VI ha llegado con la reina Letizia al Patio de la Armería, donde ha sonado el himno nacional y la salva de 21 cañonazos reservada para los actos castrenses presididos por el monarca. Han recibido a los Reyes el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy; los ministros en funciones de Defensa, Pedro Morenés, e Interior, Jorge Fernández Díaz; el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, y el jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey, vicealmirante Juan Ruiz Casas.

Mientras Felipe VI, jefe de los Ejércitos, ha pasado revista a una formación de la Guardia Real, la Reina y Rajoy han avanzado al mismo tiempo por el patio, a distancia, hasta que todas las autoridades ha accedido al interior del Palacio de Oriente. El público ha podido seguir la ceremonia de honores tanto desde el Patio de la Armería como desde la escalinata de la catedral de la Almudena, situada frente al palacio. Ya dentro del recinto, han continuado los saludos de los Reyes, en la Saleta Gasparini, a los miembros de las respectivas comisiones de los Ejércitos de Tierra, Aire, Armada y Guardia Civil.

Bastón de mando

Después, tal y como hizo hace un año, Felipe VI ha condecorado en el Salón del Trono a una veintena de militares, pero este año la celebración incluye otra novedad, ya que recibirá una bengala de capitán general por parte del jefe del Estado Mayor de la Defensa. La entrega de este bastón de mando tiene especial significado, al tratarse de un distintivo usado por monarcas y generales. Definida como una «insignia antigua de mando militar a modo de cetro o bastón», la bengala que ofrecen al Rey los Ejércitos y la Armada comenzó a usarse en el siglo XVIII por los Reyes como símbolo del mando supremo de los Ejércitos. En su empuñadura figuran los escudos de los cuerpos y en la «contera», los escudos de armas de Felipe VI, su cifra (F VI) y la fecha de su proclamación (19 de junio del 2014). 

El terrorismo centra los discursos

Tras la entrega, llegó el turno de los discursos, primero a cargo de Pedro Morenés y después, del Rey, cuyas palabras han puesto fin a la ceremonia. El ministro de Defensa ha recordado a la cúpula de las Fuerzas Armadas y a la Guardia Civil su papel como «herramienta leal y eficaz del Gobierno de la Nación para garantizar el futuro de España y del Estado de Derecho, plasmado en nuestra Constitución, y que sostiene nuestra unidad y nuestra democracia».  Para Morenés es «fundamental» que toda la sociedad, además de las administraciones públicas, sea «consciente del trabajo que realizan diariamente sus militares, así como de los beneficios que les aporta una defensa eficaz como elemento indispensables para desarrollar permanentemente su prosperidad». «Es necesario hacerles saber que los recursos destinados a las Fuerzas Armadas y a la Guardia Civil tienen como fin disuadir las amenazas, salvaguardar su seguridad y sus derechos, y con ello crear las condiciones indispensables para desarrollar permanentemente su prosperidad», ha afirmado.

Morenés también ha dedicado gran parte de su discurso a la amenaza terrorista tras los atentados de París, Kabul, Bamako o Túnez, sobre lo que ha instado a poner «todo el empeño y conocimiento» para «erradicar la violencia en cualquier tipo de actividad humana». «España ya vivió algo semejante y pudimos vencerlo», ha recordado. 

Felipe VI ha animado, a continuación, a los militares a «encontrar una reacción valiente y decidida» frente a las «agresiones» y la «embestida brutal» del terrorismo, porque «garantizar la libertad y los derechos de los ciudadanos es una exigencia y una responsabilidad de nuestro Estado de Derecho». «Hemos vivido momentos duros, algunos de ellos de trágicas consecuencias, como la agresión, la embestida brutal, del terrorismo, que ha llevado la muerte a tantas ciudades, calles y plazas del mundo, y ha golpeado cruelmente, de una manera ruin y cobarde», ha lamentado el Rey. Pero «frente a estas agresiones», ha añadido, «no cabe el desaliento», sino, al contrario, «quienes en cualquier lugar atacan nuestros derechos y libertades se deben encontrar con una reacción valiente y decidida de unidad y firmeza en la defensa de nuestro modelo de convivencia».

Sin mención a la situación política

Felipe VI ha pronunciado este miércoles un discurso de contenido puramente castrense y dirigido a las Fuerzas Armadas, por lo que no ha hecho ninguna alusión directa a la situación política de España, donde, tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, aún está por definir el futuro Gobierno. De hecho, no han comenzado ni siquiera los contactos del Rey con las distintas fuerzas políticas de cara a la investidura del nuevo presidente.

La Pascua Militar es una celebración castrense muy arraigada en el estamento militar instaurada por Carlos III en 1782 tras la recuperación de Menorca a los ingleses. La ceremonia permite al jefe del Estado pronunciar su primer discurso oficial del año, que tiene lugar 14 días después del mensaje navideño que se emite por televisión cada Nochebuena. Tras la alocución de don Felipe los invitados son agasajados con un vino de honor en el que los militares tienen oportunidad de conversar con los Reyes, el presidente del Gobierno y las demás autoridades. 

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 5