Jesús Sepúlveda

El final de un protegido de Aznar

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Para comprender cómo es posible que Jesús Sepúlveda (Madrid, 1954) siguiera trabajando para el PP hasta ayer pese a estar imputado por graves delitos, hay que saber que es mucho más que el exmarido de la ministra Ana Mato. Fue íntimo amigo de José María Aznar, hasta el punto de ser el padrino de su hijo Alonso. Y forma parte del clan de Valladolid, del que se rodeó Aznar cuando fue presidente de Castilla y León y que tomó el poder en el PP cuando este sucedió a Fraga. El clan copaba la intendencia y la organización de todo en la sombra mientras Rato, Cascos y otros dirigentes daban la cara. Y ahí, en las cocinas, era donde se movía el dinero. Sepúlveda fue nombrado coordinador electoral. Organizaba las campañas del PP. Y allí tomó contacto con la red corrupta de Gürtel que, gracias a él y a Bárcenas, consiguió organizar la práctica totalidad de actos de los populares y ser el agente de viajes oficial del partido.

Correa, o Don Vito, como le gustaba que le llamaran, pronto se dio cuenta de que a Sepúlveda le gustaba la buena vida. Y lo agasajó obscenamente con todo tipo de regalos. Hasta 430.000 euros recibió en total de la trama, además de relojes, viajes para él y su familia y el famoso Jaguar por cuyo origen Mato nunca preguntó.

Pero el «pastuqui» de verdad, en palabras de Correa, estaba en las comisiones por obras y concesiones municipales. Así que, en el 2003, Sepúlveda decidió hacerse alcalde. Y qué mejor lugar que Pozuelo de Alarcón, el municipio con mayor renta per cápita de España y lugar de culto del pijerío madrileño, en donde Sepúlveda y Mato se movían a gusto, pese a que su relación estaba ya herida de muerte. En ese puesto los obsequios de Correa le llovían a Sepúlveda al mismo ritmo que Gürtel obtenía concesiones de todo tipo. Pero la fiesta concluyó en el 2009, cuando Garzón, gracias a las grabaciones de un exconcejal de Majadahonda, destapó el caso Gürtel y acabó con su carrera. Pese a que dimitió y renunció a la militancia, recuperó el trabajo en el PP. Hasta ayer.