Exteriores reconoce ahora que los escándalos afectan a la imagen de España

El Gobierno había intentado minimizar las consecuencias del caso Bárcenas

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El escándalo protagonizado por el extesorero del PP Luis Bárcenas sí está afectando a la imagen de España en el exterior. Al menos, eso cree el secretario de Estado para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo. En contra de lo que, durante los últimos días se había venido defendiendo desde el Partido Popular e incluso desde el Gobierno, el alto cargo del Ministerio de Exteriores admitió que el daño existe. «Todo aquello que ponga en duda la seriedad de un país crea incertidumbre y es malo», convino en una entrevista en Radio Nacional.

Méndez de Vigo reconoció incluso que este asunto despierta cierta preocupación entre los socios europeos. «Me han preguntado qué está pasando», dijo. No obstante, añadió que la intervención de Mariano Rajoy ante el comité ejecutivo nacional del PP, el pasado día 2, y su afirmación de que nunca ha cobrado ni ofrecido dinero negro «tranquilizó» los ánimos.

«La realidad de las cosas va a acabar imponiéndose», aseguró. «Vamos a pedir a los tribunales que actúen, vamos a disipar las dudas que existan pero vamos a seguir trabajando porque lo importante, al final, es que estas cosas no afecten al trabajo que se realiza y, sobre todo, a un trabajo que tiene como objetivo sacar a España de la crisis».

El Gobierno había tratado hasta ahora de minimizar el impacto de los casos de corrupción que salpican a España sobre su acción exterior y, de hecho, el jefe del Ejecutivo aseguró tras el Consejo Europeo celebrado entre el jueves y el viernes de la semana pasada que el asunto no había sido objeto de conversación en la reunión con los socios de la UE. Pero Méndez de Vigo admitió que algo «afecta».

Un problema sin precedentes

En una línea similar, el director del Observatorio de la Marca España, Javier Noya, advirtió ayer de que los últimos casos de corrupción política harán mella en la imagen exterior del país y lamentó, según informa la agencia Efe, que la clase política española no se dé cuenta del «gravísimo» problema de legitimación que tiene. «Nunca antes había visto un problema tan grave de legitimación de la democracia como el que vivimos en la actualidad», afirmó Noya durante la presentación de su libro Visión del exterior: la imagen de España en el mundo que, apadrinado por el Real Instituto Elcano y editado por Tecnos, identifica las fortalezas y debilidades de España frente al resto de países.

Según el investigador, aún es pronto para cuantificar el impacto de los casos de corrupción surgidos en las últimas semanas, pero sí parece claro que afectarán a la imagen de España en el exterior. Aunque precisó que España nunca ha estado entre los países más limpios en los ránkings internacionales sobre transparencia, recalcó que lo novedoso de la situación actual es que ahora «hay sombras» sobre el colchón institucional que en casos anteriores representaba la monarquía, siempre al margen de cualquier atisbo de corrupción. A esto se une la crisis de liderazgo que, a su juicio, afecta por igual al Gobierno y a la oposición. Frente a este panorama, Noya abogó por acometer cambios en el funcionamiento de las formaciones políticas.

Méndez de Vigo reconoce que en Bruselas hay preocupación. Wagner Efe